Nuevas tecnologías

El uso del voto electrónico no termina de calar en las juntas de accionistas

Sólo 20 de las 35 empresas del Ibex utilizan en las juntas el voto por internet, según un estudio del Foro del Pequeño Accionista. La falta de costumbre y el desconocimiento son las causas.

En la aplicación de las nuevas tecnologías, aún queda mucho camino por recorrer. Esa es la conclusión principal del informe sobre Proyectos de Participación Digital en Juntas de Accionistas 2006, realizado por el Foro del Pequeño Accionista. Pese a que desde el 1 de enero de 2005 es obligatorio que los pequeños accionistas tengan la opción de enviar su voto por internet a las juntas, sólo un 57% de las empresas que cotizan en el Ibex 35 aplicó el sistema de votación online.

El estudio, realizado a través de una encuesta a 30 de las 35 compañías que pertenecen al Ibex, destaca que dos terceras partes de las empresas que utilizaron el voto electrónico en 2005, lo hicieron por primera vez y en sustitución del voto por correo. Además, el accionista que hizo uso de esta herramienta se vio discriminado porque no le permitieron entrar en el debate, ni realizar preguntas en directo. Tampoco se le dio la posibilidad de acreditarse por internet ni de conocer el número de votos a favor o en contra que se emitían.

En cifras, esto se traduce a que sólo 20 compañías aplicaron el sistema de votación por internet, aunque 25 ya han hecho modificaciones en sus estatutos para facilitar esta posibilidad, destaca el estudio. Sólo 12 de ellas tenían previsto enviar un obsequio a los accionistas que votaron a distancia, mientras que la mayoría sí envía regalo a quienes se personan en la junta. Un 14% de las compañías no puso a disposición de los accionistas su memoria en internet y sólo 12 retransmitieron sus juntas de accionistas online.

Las causas del desuso

Trece compañías afirman que es, sencillamente, la falta de costumbre la barrera más importante que se encuentran a la hora de fomentar el uso de voto electrónico. El desconocimiento de las nuevas tecnologías entre los pequeños accionistas es otro de los obstáculos. Posibilidades como el uso del teléfono móvil para informar o votar no se aprovechan aún convenientemente (sólo una empresa remitió un SMS a sus socios para informarles de la existencia de la urna electrónica y ninguna lo utilizó como medio de votación). Los móviles son utilizados en mayor proporción que los ordenadores, sobre todo entre los adultos de edad avanzada.

El estudio tiene como objeto 'valorar el uso que hacen las empresas del voto electrónico, destinado a aumentar la participación de los pequeños accionistas en las juntas y cumplir los objetivos que marca el código de buen gobierno', indicó Nuria Vilanova, miembro de Inforpress, consultora de información que ha participado en la elaboración del informe junto con la escuela de negocios Iese-Irco.

Estos datos demuestran, según este informe, que las empresas 'siguen ancladas en el modelo clásico de asistencia física a las juntas de accionistas'. Sin embargo, el representante de Iese-Irco, José Ramón Pin, destacó que en España el uso del voto electrónico sólo tiene tres años de experiencia. 'Experimentará un gran despegue y devolverá la confianza del pequeño accionista en el mercado de valores', vaticinó Pin.

23 empresas aplicarán el voto 'online'

Un total de 23 empresas del Ibex 35 fomentarán el uso del voto electrónico entre sus accionistas en 2006, tres más que el año pasado. 15 de estas compañías tiene previsto retransmitir la junta de accionistas a través de internet y 28 incluirán modificaciones en sus estatutos para contar con la opción del voto online, según las previsiones que las empresas han avanzado para este año en el informe del Foro del Pequeño Accionista.

Los asistentes a las juntas generales de 21 empresas del Ibex 35 podrán utilizar la red para acreditarse y los accionistas de 15 de ellas podrán hacer preguntas a la junta por la red.

Sin embargo, las posibilidades de las nuevas tecnologías quedarán aún muy desaprovechadas en 2006. Sólo una empresa contará con la posibilidad de que sus accionistas voten a través del teléfono móvil. La capacidad de realizar preguntas en tiempo real en la junta a través de internet sólo será realidad para los accionistas de una empresa y ninguna de las empresas se plantea dejar de editar su memoria anual en papel.