_
_
_
_
_
Presupuesto

El déficit corriente se dispara hasta 60.000 millones a noviembre

El déficit corriente acumulado hasta noviembre alcanzó los 60.754 millones de euros, un 58,6% más que en los primeros once meses del ejercicio anterior. El enorme desfase se debe, sobre todo, al déficit comercial, pero también al menor superávit de los servicios.

La cifra del déficit por cuenta corriente español equivale ya al 6,7% del PIB, cuando aún falta por computar un mes (diciembre) para calcular el cierre de 2005. Tal porcentaje supera el registrado por Estados Unidos en 2004 (5,7%).

Los intercambios comerciales tienen una buena culpa de este deterioro con el sector exterior, según el Banco de España. Mientras las exportaciones españolas crecen a un ritmo del 4%, las importaciones lo hacen al 11,7%, generando un agujero de 63.000 millones de euros, superior, incluso al déficit corriente. El Gobierno achaca este mal comportamiento de los intercambios a la fortaleza de la demanda interna que presiona sobre las importaciones.

La balanza de rentas, por su parte, amplió su saldo deficitario en los once primeros meses de 2005, desde 11.917 hasta 16.421 millones, aportando también su granito de arena al deterioro exterior.

En la misma línea, la balanza de servicios (en la que se encuentra el turismo) redujo el superávit acumulado hasta los 20.295 millones, desde los 21.216 millones del periodo enero-noviembre de 2004.

Por lo que se refiere a la cuenta de capital, ésta ha acumulado un excedente de 6.361 millones, 500 millones menos que en 2004. Esta evolución ha estado condicionada por la disminución de ingresos por transferencias de capital de la Unión Europea, principal partida de la rúbrica.

El saldo agregado de las cuentas corrientes y de capital, que mide la capacidad o necesidad de financiación de la economía, mostraba a finales de noviembre una necesidad de financiación conjunta de 54.393 millones, lo que supone un 73,% superior a la contabilizada en noviembre de 2004 (31.445 millones).

En cuanto al flujo de inversiones, continúa la evolución marcada en trimestres anteriores. Las inversiones directas de España en el exterior fueron de 21.020 millones, superiores a las inversiones foráneas en España, que ascendieron a 17.314 millones.

El turismo aporta cada vez menos

Hace tan sólo un lustro el turismo absorbía buena parte del déficit comercial acumulado por la economía española. Ahora, no sólo no ocurre tal circunstancia, sino que, además, se está reduciendo a marchas forzadas el superávit de la cuenta por turismo y viajes.Hasta noviembre, este excedente fue de 24.435 millones de euros, un 3,6% menos que un año antes.El menor superávit de la sub-balanza turística se debe a dos factores. Por un lado, se está desacelerando el gasto por turista en España (se ha reducido la estancia media) y por otro lado, está aumentando el gasto de los turistas españoles en el extranjero (se contabiliza al revés). Así, mientras los pagos por turismo han crecido en un año un 24% (de 8.968 a 11.183 millones), los ingresos por la misma rúbrica lo han hecho sólo al 4% (de 34.316 a 35.618 millones), es decir seis veces menos.Con todo, y a pesar de esta evolución, el turismo aún sirve para financiar un 40% del déficit de la balanza comercial española. El sector turístico espera que el año 2006 sea un ejercicio de consolidación de la recuperación económica, tal y como planteó la patronal en la reciente edición de Fitur (Feria Internacional de Turismo de Madrid).Al clásico turismo de 'sol y playa' se está sumando otro tipo de visitantes más ligados a actividades culturales y al turismo rural, al hilo de las promociones realizadas desde los Gobiernos regionales y la Secretaría de Estado de Comercio y Turismo.

Archivado En

_
_