Francia

Francia aprueba el 'contrato basura' para jóvenes con la oposición de la izquierda

La Asamblea Nacional francesa aprobó la pasada madrugada, con la ausencia de un gran número de diputados, el Contrato de Primer Empleo (CPE), un instrumento laboral destinado a los menores de veintiséis años, que permite despedir al trabajador sin ninguna justificación durante los dos primeros años.

Los conservadores sacaron adelante este plan del Gobierno por 51 votos a favor, frente a los 23 en contra de la oposición de izquierda.

El contrato, reservado a los menores de 26 años que trabajen en una empresa de más de 20 empleados, es indefinido y contempla el llamado "periodo de consolidación", un eufemismo que esconde que el trabajador podrá ser despedido sin motivo, durante los dos primeros años de contrato. Su aplicación será evaluada a finales de 2008.

"El CPE es un nuevo contrato que permitirá reducir el desempleo y ofrecerá perspectivas de futuro a los jóvenes", se ha felicitado Gérard Larcher, ministro de Empleo, tras la aprobación de la reforma.

"Es peor que el contrato más precario", respondía Gaétan Gorce, del Partido Socialista. "Es una ley para el desempleo", continuó Jean-Marc Ayrault, líder de los diputados socialistas en la Asamblea.

El CPE no entrará inmediantamente en vigor. Forma parte del articulado de la denominada Ley para la Igualdad de Oportunidades, que se está discutiendo en la Asamblea y que aborda diversos ámbitos además del mercado laboral, como la vivienda o la educación, entre otros. La norma en su conjunto será votada el 21 de febrero.

Escasa participación en las manifestaciones

Los sindicatos y la oposición de izquierda fracasaron el martes pasado -al menos en cuanto a su capacidad de movilización- en la lucha que mantienen contra el modelo de contrato promovido por Dominique de Villepin. Las manifestaciones convocadas en todo el país apenas consiguieron reunir a 150.000 personas.