Finanzas

La banca rechaza la guerra de las comisiones

La banca asegura que no está dispuesta a secundar la guerra abierta por el Santander con las comisiones cero. Bancos y cajas consideran necesario cobrar por determinados productos para garantizar la calidad del servicio a sus clientes. Sólo Bancaja, la CAM y Cajamar, que están en fase de expansión, se han apresurado a sumarse a esta iniciativa.

Las presentaciones de resultados celebradas la pasada semana han servido para que varias entidades dejen claro, por boca de sus presidentes, que no acabarán con las comisiones; que seguirán cobrando por sus servicios. Caja Madrid, Banco Popular, BBVA y La Caixa no siguen el camino abierto por el Santander. Consideran adecuada su oferta de productos. Se encomiendan a la tarifa plana o paquete de servicios financieros a cambio de una cuota fija.

El pasado 19 de enero el Santander eliminó las comisiones por servicios a aquellos clientes que tuvieran domiciliada la nómina, la pensión, contratada una hipoteca o un plan de pensiones. Inmediatamente, la CAM lanzaba una oferta casi idéntica y Bancaja extendía a todos los particulares los beneficios de los que, por una razón u otra, ya disfrutaba un 70% de sus clientes.

Los motivos que están tras estas decisiones son variados. El Santander admitía por boca de su director general de banca comercial, Enrique García Candelas, que 'no hemos sido un banco barato'. Ahí estaban las cifras: el año pasado 450.000 clientes abandonaron la entidad. En Bancaja sostienen que su decisión 'no ha sido algo nuevo, sino una medida de continuidad destinada al cuidado eficaz del cliente'.

'Cobramos a cambio de calidad en un servicio', dicen en Bankinter

Clientes más fieles

Para Citibank, que contaba con la Cuenta Nómina Viva desde el 30 de abril de 2005, acabar con las comisiones era una postura acertada porque 'un cliente con nómina domiciliada siente una vinculación mayor al banco'. Cajamar, que anunció el pasado miércoles la supresión de comisiones por mantenimiento de cuenta y tarjetas de débito, alegaba que su postura se enmarcaba en la 'estrategia de atención preferente a particulares'. Caixa Galicia eliminará las principales comisiones de servicios a sus clientes vinculados y a los colectivos de jóvenes y mayores de 65 años, según anunció ayer el director general, José Luis Méndez, en una convención de directivos, en la que expuso el objetivo de alcanzar 60.000 millones de negocio, 280 millones de beneficio consolidado y captar 100.000 nuevos clientes.

Las demás entidades han admitido el golpe de efecto de la decisión del Santander, pero se niegan a entrar en el juego. 'La estrategia de cada banco o caja no la puede marcar el presidente que primero llega al periódico', declaró el pasado lunes Miguel Blesa, presidente de Caja Madrid. Como él piensan otras entidades. 'A un cliente se le cobra por un determinado servicio y se le da a cambio una calidad alta. El cliente lo aprecia y lo paga', afirman en Bankinter. æpermil;sa es la filosofía que rige en el Banco Popular. 'Pensamos que tenemos calidad -es la entidad que menos reclamaciones recibe en el Banco de España- y tenemos que cobrar', explicó su presidente, Ángel Ron.

En 2004, las comisiones cubrían el 67,4% de los gastos de las cinco mayores entidades. El volumen de las tarifas ha crecido un 150% para el conjunto del sector en la última década, hecho que no ha pasado inadvertido a los clientes. Un 17% de sus reclamaciones correspondía a esta cuestión.

El sector confía en la tarifa plana

Fue precisamente Banesto, una entidad del Grupo Santander, quien introdujo la Cuenta Tarifa Plana. Ocurría en octubre de 2004 y la apuesta era sencilla: las operaciones financieras básicas -como tarjetas, transferencias y operaciones en cajeros- quedaban cubiertas con una cuota mensual. El banco calculaba que un cliente podía ahorrar un 60% sobre las tarifas del sector. La propuesta tuvo éxito y otras entidades como BBVA, La Caixa, Popular o Sabadell se sumaron a una iniciativa que hoy defienden frente a la supresión de comisiones.

El Santander afirma que su medida supondrá un ahorro medio de 37,5 euros a cada cliente y beneficiará a 2,2 millones de personas. Pero la competencia no ha perdido la ocasión para recordar que no cobraba por algunos de los conceptos que ahora elimina la entidad presidida por Emilio Botín. Esto no ha impedido, como informan fuentes del sector, que varias personas se hayan acercado por la sucursal más cercana de su entidad para preguntar si, al igual que a los clientes del Santander, a ellos también les eliminarán las comisiones.