Construcción

Ferrovial se hace con una autopista Indiana

Cintra controlará las dos únicas autopistas privatizadas en Estados Unidos. El Estado de Indiana adjudicó ayer a la filial de autopistas de Ferrovial la gestión por 75 años de su principal vía, la segunda que se privatiza en el país. Junto a su socio australiano Macquarie, pagará 3.850 millones de dólares (3.157 millones de euros al cambio de ayer), unos 1.000 millones de euros más que el otro competidor español, Sacyr Vallehermoso.

La oferta de Cintra pudo sobre las otras tres. Aliada con el grupo de infraestructuras australiano Macquarie, fueron ayer seleccionadas como adjudicataria preferente para mantener y gestionar la autopista que atraviesa el Estado de Indiana. Es el paso previo a la adjudicación definitiva, que sólo depende de la aprobación en las diferentes cámaras de representantes.

Por el jugoso contrato pujaban otros tres grupos, dos de ellos extranjeros, uno italiano (posiblemente Autostrade) y otr grupo financiero australiano. El quinto grupo de construcción y servicios, Sacyr Vallehermoso, ofreció en solitario 2.500 millones de dólares (2.050 millones de euros), 1.100 millones de euros menos que la propuesta conjunta de la filial de su competidor Ferrovial y Macquarie, según fuentes del sector. Otras dos compañías españolas, la concesionaria Abertis y la constructora FCC, se retiraron en el último momento y no presentaron oferta. Para Cintra y para Sacyr esta autopista constituía una apuesta importante.

El consorcio ganador, participado al 50% por Cintra y Macquarie, aportará el 20% en capital para pagar la adquisición. De los 632 millones de euros, la división de autopistas de Ferrovial aportará la mitad, 316 millones.

El grupo y su socio invertirán en mejorar la autopista de Indiana 574 millones

FERROVIAL 24,76 1,14%

El restante 80% lo financiarán mediante deuda bancaria sin recurso al accionista. æpermil;ste es el método usual por el que se pagan este tipo de concesiones e implica que el préstamo se avala con el propio proyecto y no con los recursos de las empresas ganadoras. Esta financiación está ya avanzada con casi una decena de bancos expertos en este tipo de proyectos (project finance). Y el cierre está previsto para antes del 30 de junio, cuando la Asamblea Legislativa de Indiana autorice la operación.

Cintra ya tiene la experiencia previa de Chicago Skyway, la primera autopista estadounidense cuya gestión se privatizó en 2004. Pagó 1.830 millones de dólares, también un precio superior al de otras ofertas de entonces.

Una subida de tarifas clave

Cintra asegura que la autopista de Indiana, de 253 kilómetros, conllevará una tasa interna de rentabilidad (TIR) superior a la de la autopista urbana de Chicago: en torno a un 12,5%. La empresa cotizada que dirige Juan Béjar afirma que crea valor desde el primer momento para los accionistas.

Se trata de una infraestructura diferente a la de Chicago. La de Indiana es el eje que comunica el Estado y, además, es la continuación de la Skyway desde Chicago hasta la costa este.

Con medio siglo de funcionamiento, la autopista de Indiana necesitará inversiones en mejoras que el consorcio ganador cifra en 700 millones de dólares (574 millones de euros). Tendrán que implantar el peaje electrónico y ampliar los tramos que aún son de dos carriles a tres.

Con este contrato, la filial de Ferrovial afianza su posición en Estados Unidos, mercado que la empresa considera estratégico para su crecimiento, y también su peso internacional. Como muestra, el año pasado compró la tercera constructora texana Webber y el ejercicio anterior fue elegido por el Estado de Tejas como socio estratégico para desarrollar el corredor Trans-Texas, uno de los principales proyectos de infraestructuras del país, con inversiones sólo en la primera fase de 6.000 millones de dólares.

En EE UU, Cintra ya tiene el 11% de sus activos, frente al 31% que está en España. Mientras, el 47% se sitúa en Canadá, donde gestiona una de las principales autopistas (la Toronto 407 ETR) junto a Macquarie. La australiana fue accionista de Cintra pero se salió del capital con motivo de la salida a Bolsa de la empresa en noviembre de 2004. Siguen compartiendo negocios en la gestión de varios aeropuertos.

Pese a la importante inversión que ambos destinarán a la autopista de Indiana, cuentan con rentabilizarla gracias al aumento del tráfico, pero también de la subida de tarifas, que será clave. Indiana ha anunciado el primer aumento de tarifas desde 1985 para abril.

En los próximos tres años, habrá una subida gradual que acumulada supone un 78% más, hasta 20,30 centavos por milla. A partir de 2010, las tarifas podrán subir anualmente hasta un máximo de un 2% según dos baremos, el IPC o el PIB nominal per capita acumulado en los últimos cuatro años.

Otros 1.000 millones pendientes para crecer

Adjudicado el contrato de la autopista de Indiana, quedan pendientes varios proyectos atractivos en Estados Unidos. Tanto Cintra como ACS están pendientes de presentar oferta por dos concursos en Tejas, uno de los estados más activos en inversión en infraestructuras. Se trata de construir, gestionar y financiar dos vías en Dallas por 2.500 millones de dólares (2.050 millones de euros). Pero hay también inversiones pendientes en estados como Delaware, Florida o Virginia.

La filial de autopistas de Ferrovial asegura que tiene colchón para seguir creciendo. La inversión en la autopista de Indiana costará 316 millones en aportación de capital y asegura que aún tiene disponibles 1.051 millones de euros adicionales para afrontar su crecimiento futuro.