CincoSentidos

Menos corridas y más rejones al cierre del año taurino

El Fandi encabeza el número de paseíllos, con 107 durante el pasado año

La temida enfermedad de la lengua azul, que amenazó con dar al traste la temporada taurina del pasado 2005, se quedó finalmente en un susto. El año no sufrió caídas en cuanto al número de festejos celebrados en España y Francia. Aunque la verdad es que la enfermedad complicó la buena marcha de algunas ferias (especialmente francesas), durante el pasado año se celebraron más o menos las mismas corridas de toros, novilladas y festejos de rejones que en el curso anterior.

En concreto, en 2005 tuvieron lugar 1.017 corridas, 701 novilladas y 498 festejos de rejones, según datos de la revista 6Toros6, a falta de los oficiales del Ministerio del Interior, que hizo públicos por última vez en 2003.

En el millar de corridas celebradas conjuntamente en los dos países torearon 215 matadores, aunque no todos por igual. El escalafón lo lidera El Fandi, con 107 paseíllos, y lo cierra la torera Raquel Sánchez -junto a otros diecisiete diestros-, con un único paseíllo en el que no cortó ninguna oreja.

En la parte alta del escalafón destaca, además de El Fandi, la presencia de El Juli en octavo lugar, con 61 paseíllos, en un año en el que decidió torear menos que en temporadas anteriores. Los siguientes clasificados fueron Rivera Ordóñez (77 corridas), El Cordobés y Sebastián Castella (65 cada uno) y Juan José Padilla, Jesulín de Ubrique y Enrique Ponce, los tres con 62 festejos.

Respecto a los novilleros, el escalafón estaba integrado por 228 nombres, con el sevillano Marco Antonio Gómez como líder, con 55 paseíllos. A continuación quedó colocado Cayetano Rivera Ordóñez, la gran novedad del año, un torero que levantó las máximas expectativas e ilusiones entre los aficionados.

Menos corridas

Sobre las corridas, las 1.017 de 2005 suponen un descenso de 24 festejos con respecto al año 2004 y una disminución de 55 en relación a 2003 (el año del récord absoluto, con 1.072 espectáculos mayores). Sin embargo, significan un aumento respecto a los años anteriores: de 15 frente al 2002, de 81 en referencia a 2001 y de 40 en relación con el año 2000, según los datos oficiales del Ministerio de Interior y de Atide (Asociación Internacional de Documentalistas y Estadísticos). Así pues, en el último lustro se produjeron oscilaciones, con un pico en el 2003 y un paulatino descenso de los años siguientes, que debe ser interpretado como una vuelta a la normalidad, tras los 'excesos' del año del récord.

Quienes siguen creciendo de manera imparable son los festejos de rejones. Los 498 celebrados en 2005 suponen 101 más que los organizados en 2001 (397), de manera que este tipo de espectáculos mantienen una línea ascendente y, por el momento, imparable, que viene a reflejar la vitalidad de un sector que cuenta cada vez con más partidarios. Tras los 397 festejos del año 2001, en 2002 se dieron 439 de rejones, 452 en 2003 y 480 en 2004, para sitiarse en 2005 ya al borde de la barrera de los 500.

Paradójicamente, aunque los festejos de rejones han aumentado en una centena en cinco años, el número de rejoneadores que figuran en el escalafón ha descendido notablemente, pues si en el año 2000 aparecían 113 toreros a caballo, en 2005 sólo se cuentan 87. Así pues, un mayor número de festejos no implica, en este caso, un número superior de rejoneadores, sino todo lo contrario.

Respecto a las novilladas con picadores, en los cinco últimos años apenas si se han producido variaciones, rondando las setecientas.

Por provincias, un año más Madrid se sitúa a la cabeza del número de corridas, con 126 en 2005. También esta provincia domina las novilladas, con 153, frente a las 59 de Toledo, que está en segundo lugar. Sin embargo, los datos de Madrid también reflejan un descenso en comparación con 2000.

El considerable aumento de los festejos de rejones (46 en el año 2000 frente a los 63 del 2005) puede haber influido en este sentido.

El mapa del toreo

Por comunidades, en cabeza se sitúa Andalucía, con 266 corridas de toros, seguida por Castilla-La Mancha (150), Madrid (126) y Castilla y León (102). Sin embargo, es esta última comunidad la que lidera el mercado de rejones, con 111 festejos, uno menos de los que se programaron en 2000. Cataluña parece haber acusado la campaña de los antitaurinos, pues el año pasado celebró once corridas menos que en 2004. Sin embargo, la provincia de Barcelona (17 corridas) está por delante de las taurinísimas Salamanca y Cantabria, que únicamente programaron 14 y 12 corridas, respectivamente.

Francia, por su parte, mantiene unos números similares temporada tras temporada, lo que da idea de que su mercado está muy estabilizado. En 2005 se celebraron en el país vecino 82 corridas, 46 novilladas y 21 festejos de rejones, frente a las 88, 49 y 21 que, respectivamente, se celebraron el año anterior.

Números que no difieren mucho de los festejos que tuvieron lugar en 2000.