Fiscalidad

Altadis cae en Bolsa por el alza del impuesto sobre el tabaco

El Gobierno ha subido los impuestos especiales del tabaco para intentar frenar el aumento de las ventas de las cajetillas de bajo precio. Tras esta noticia, las acciones de Altadis cayeron en Bolsa un 4,26%, hasta 36,88 euros.

Lo venía anunciando. El Gobierno aseguró el martes que iba a subir los impuestos del tabaco en 'un horizonte cercano' y el viernes el Consejo de Ministros aprobó un Real Decreto Ley que incrementa en un punto el tipo impositivo ad valorem (sobre el PVP), que pasa del 54,95% al 55,95%. Además, el Ejecutivo ha incrementado en dos euros el tipo impositivo específico, de 4,20 a 6,20 euros por cada 1.000 cigarrillos. La subida de tasas será efectiva a partir de su publicación en el Boletín Oficial del Estado (BOE).

Desde el sector tabaquero, apuntan que la subida de impuestos podría incrementar el precio de las cajetillas entre 25 y 30 céntimos, en función de la gama. De esta manera, marcas como Fortuna pasarían de 2,25 a 2,55 euros, aproximadamente, Marlboro de 2,75 a 3,05 y Ducados Rubio de 1,35 a 1,60 euros

Esta noticia no sentó bien a las acciones de Altadis que cerraron la sesión del viernes con una caída del 4,26%, hasta 36,88 euros, frente a los 38,52 del cierre del jueves. La tabaquera hispano-francesa declinó hacer una valoración oficial de la decisión del Ejecutivo.

La subida de los impuestos especiales se ha tomado 'más por razones de tipo sanitario que estrictamente fiscales o recaudatorias', aclaraba tras el Consejo de Ministros la vicepresidenta primera del Gobierno, María Teresa Fernández de la Vega. 'Es justo que un producto que ocasiona un grave perjuicio para la salud de los ciudadanos tenga una fiscalidad adecuada', afirmaba Fernández de la Vega.

Por su parte, el vicepresidente segundo y ministro de Economía y Hacienda, Pedro Solbes, apuntó que con el incremento de impuestos 'se carga un poco más la fiscalidad en el tabaco algo más barato, precisamente en la lucha contra el tabaquismo'.

No opina lo mismo el sector tabaquero que considera que esta medida no será útil para frenar el ascenso de las marcas baratas. 'Lo más factible es que sigan subiendo', aseguran. 'El objetivo del Gobierno no se va a cumplir', concluyen.

'En lugar de optar por el establecimiento de un impuesto mínimo de recaudación', la medida que reclamaba sector, 'que es lo que han hecho 17 de los 25 países miembros de la UE, han optado por subir los impuestos especiales que graban el tabaco', apuntan.

La filial española de Philip Morris afirma que esta medida 'es sorprendente' porque afecta tanto a las marcas más baratas como a las más caras. 'Una cajetilla que cueste un euro, pasará a costar 1,25', apuntan desde la tabaquera, 'y así no se resuelve nada'.

Las marcas del tabaco barato, aquéllas cuyo precio no supera los 1,65 euros, doblaron su cuota de mercado en 2005, hasta alcanzar el 17,8%, según fuentes del sector. Sólo en diciembre estas marcas baratas coparon el 35% del mercado. Un aumento de ventas que continúa según datos provisionales del mes de enero.

Tras este incremento de los impuestos especiales, las compañías tabaqueras deberán decidir si repercuten o no a los consumidores esta subida. 'No lo sabemos todavía, lo tenemos que estudiarlo', asegura la tabaquera fabricante de Marlboro.

Hasta que las compañías no comuniquen los nuevos precios al Comisionado para el Mercado de Tabacos y sean publicados en el BOE, continuarán vigentes los actuales precios.

'Es muy probable que no repercutan la subida'

El secretario de Estado de Hacienda, Miguel Ángel Fernández Ordóñez, aseguró que 'es muy probable' que muchas compañías tabaqueras no repercutan el incremento de los impuestos especiales aprobado por el Gobierno y recordó que en septiembre sólo Altadis trasladó dicha subida 'y no del todo', según declaraciones recogidas por Europa Press.

El secretario de Estado, explicó que actualmente existe 'una guerra de precios en el sector', y el Gobierno ha tratado de corregir el descenso de precios a través de un 'equilibrado' aumento de impuestos. Una subida que es 'una solución intermedia' respecto a las peticiones de las compañías tabaqueras.

Por su parte, el director general de la Asociación Empresarial del Tabaco, que agrupa a las compañías tabaqueras, apuntó que 'el producto y el precio son las únicas herramientas' con las que cuentan las empresas para mantener su competitividad.

A favor de la decisión del Ejecutivo, se mostró el presidente del Comité Nacional para la Prevención del Tabaquismo (CNPT), Rodrigo Córdoba, que en los últimos meses ha abogado por el establecimiento de un precio mínimo de dos euros para las cajetillas. 'Cualquier subida tiene impacto en el consumo, sobre todo entre los menores', aseguró Córdoba en declaraciones a Efe. En su opinión, esta medida es complementaria a la Ley del Tabaco y advirtió que el precio de los cigarrillos en España seguirá barato, por debajo de la media europea.