_
_
_
_
_
Prohibición

Las aerolíneas se sienten discriminadas por la ley antitabaco

Las aerolíneas españolas se sienten discriminadas tras la entrada en vigor de la ley contra el tabaquismo. Se quejan de la prohibición para vender cigarros en sus vuelos, mientras se permite a Aldeasa su distribución en los aeropuertos. Las compañías extranjeras no creen que la restricción española pueda afectarlas.

Spanair, Iberia, Air Europa, Air Pullmantur, Vueling, Air Nostrum, Binter y el resto de las aerolíneas españolas, a través de sus patronales ALA (Asociación de Líneas Aéreas) y AECA (Asociación Española de Compañías Aéreas), han expresado ante el Gobierno y al grupo socialista en el Parlamento, su sentimiento de grave discriminación frente a Aldeasa y a sus competidoras extranjeras, tras la entrada en vigor de la ley del Tabaco.

Se quejan de la prohibición que pesa sobre ellas, a partir del primero de enero, para vender tabaco en sus vuelos, mientras que se permite a la empresa de distribución Aldeasa la venta de cigarrillos en las zonas de embarque los aeropuertos.

Fuentes de Iberia confirmaron que a partir del pasado domingo 'y en cumplimiento de la ley' ya no venden tabaco a bordo de sus vuelos internacionales, ni aceptan publicidad de marcas de cigarrillos en sus publicaciones. En los vuelos nacionales no hay venta a bordo de cigarrillos.

Por su parte, fuentes de Aldeasa han confirmado que sus tiendas de los aeropuertos 'siguen vendiendo tabaco con normalidad' al amparo de lo dispuesto en la disposición quinta de la ley contra el tabaquismo que excluye de la prohibición de vender cigarrillos 'a las tiendas libres de impuestos en puertos y aeropuertos'.

De igual manera, las patronales ALA y AECA denuncian que la recién estrenada ley contra el tabaquismo dará una importante ventaja competitiva a las compañías aéreas extranjeras que operan en España, especialmente a las de bajos costes, que no se sienten afectadas por la restricción de venta de cigarrillos a bordo.

Pablo Olmeda, presidente de la patronal ALA, ha explicado que el impacto económico directo de la prohibición de vender tabaco en los aviones supondrá una merma de ingresos para las aerolíneas de 1,4 millones de euros. Olmeda afirma que esta pérdida es 'muy significativa' en un momento en el que 'el equilibrio financiero de cada vuelo, cuando los costes del combustible están disparados, es clave para su mantenimiento'.

Asegura que la venta de tabaco 'es un incentivo muy importante en las rutas con el norte de Europa y en especial con aquellos países en los que los cigarrillos y el alcohol son cuatro veces más caros'.

Por su parte, Felipe Navío, presidente de AECA, ha explicado que esta patronal está en conversaciones con el grupo parlamentario socialista y con el Gobierno para conseguir que se haga una interpretación amplia de la ley del tabaco en lo que respecta a las compañías aéreas españolas a fin de que puedan seguir vendiendo cigarrillos a bordo en vuelos internacionales, una vez que se ha abandonado el espacio aéreo español.

Compañías extranjeras

Este diario ha consultado con distintas compañías extrajeras que operan en España y, en la mayoría de los casos, han respondido que no han recibido ninguna instrucción desde sus sedes centrales para variar su comportamiento en relación con la venta de tabaco a bordo. Fuentes de Lufthansa en España explicaron que la compañía alemana no realiza venta a bordo de tabaco en ninguno de sus vuelos domésticos ni europeos.

El artículo siete de la ley contra el tabaquismo incluye en la venta de tabaco a bordo a los vuelos de las 'aeronaves con origen o destino en el territorio nacional'.

Las navieras del Estrecho gravemente afectadas

La ley contra el tabaquismo menciona entre los lugares prohibidos para los cigarrillos 'los medios de transporte marítimo, salvo en los espacios al aire libre'. Como consecuencia de la aplicación de esta disposición y de otra que impide la venta de tabaco en aquellos lugares en los que está prohibido fumar, las navieras se han encontrado desde el pasado domingo con importantes obligaciones. En primer lugar, han debido de eliminar la venta de cigarrillos de las tiendas de a bordo y de las máquinas expendedoras. Además están forzadas a impedir que los pasajeros consuman tabaco en algunas zonas de bar y cafetería que hasta la fecha estaban habilitadas para fumadores. Fuentes de la naviera Trasmediterránea han explicado que esta empresa del grupo Acciona ha eliminado por completo la venta en todos sus buques y sólo permite el consumo en las cubiertas al aire libre. Precisa, no obstante, que alguna de sus naves que dan servicio en el Estrecho de Gibraltar cuenta a bordo con un estanco con licencia.Fuentes de la naviera Balearia han explicado que la venta de tabaco en sus rutas entre la Península y las Baleares 'es muy poco significativa'. Todo lo contraigo que en las líneas del Estrecho de Gibraltar donde 'la distribución de tabaco, alcohol y perfumes en los barcos es una fuente de ingresos imprescindible'.

La ley

En el artículo cinco de la ley se dice que estará prohibido vender tabaco en cualquier lugar que esté prohibido fumar.El artículo siete prohibe fumar en los vuelos con origen o destino en España y en las rutas de las aerolíneas nacionales

La agenda de Cinco Días

Las citas económicas más importantes del día, con las claves y el contexto para entender su alcance
Recíbela

Archivado En

_
_