Energía

China seguirá teniendo problemas de suministro energético a lo largo de este año

El ingeniero jefe de la Compañía de Desarrollo de Redes Eléctricas de China, Zhao Zunlian, vaticinó ayer que seguirá habiendo problemas de suministro en su país, aunque algo menores, durante 2006, pero desaparecerán del todo en 2007. Zhao Zunlian destacó, en unas declaraciones a la agencia oficial Xinhua, que el déficit energético no alcanzará los 9 millones de kilovatios en 2006 (en 2004, el desequilibrio entre oferta y demanda fue de 30 millones).

El extremo sur del país, donde se encuentra la desarrollada provincia de Cantón, y el norte (Pekín, Tianjin), serán las zonas con más riesgo de sufrir cortes de energía. No sucederá lo mismo en el este, donde se encuentra Shanghai, que fue una de las zonas más afectadas en los pasados dos años.

Zhao explicó que este año se completarán las obras de centrales capaces de generar 81 millones de kilovatios de electricidad, por lo que la capacidad nacional ascenderá a 590 millones de kilovatios. El experto no especificó qué tipo de centrales se construirán, aunque China está realizando obras en todos los campos, desde la energía eólica (en colaboración con empresas españolas como Gamesa), a la nuclear (dos nuevas plantas en 2006) o la hidroeléctrica (con grandes proyectos en ríos como el Yangtsé o el Mekong). China logró en 2005 aumentar su capacidad generadora de electricidad hasta los 2,26 billones de kilovatios/hora, un 13,12% más que en 2004, y prevé un aumento similar en 2006, cuando el consumo nacional alcance los 2,74 billones de kilovatios/hora.

La crisis de los dos últimos años obligó al Gobierno a tomar drásticas medidas como obligar a trabajar a algunos empleados de madrugada, prohibir que los acondicionadores de aire estuvieran por debajo de 25 grados en verano, o apagar las luces nocturnas en ciudades como Shanghai. Para hacer frente a sus problemas energéticos, que podrían frenar el rápido desarrollo del país, China también está explorando nuevos yacimientos de petróleo y gas natural en el oeste del país y en sus aguas territoriales. También está incrementando los contactos con países exportadores de petróleo como Venezuela, y sigue negociando con Rusia la puesta en marcha del gran oleoducto siberiano.