Lunes de los fondos

El mercado sigue creciendo

El inversor español, uno de los más remisos a apostar por fondos de renta variable

Una vez finalizado el año 2005, un ejercicio marcado por ser el tercer año consecutivo de subidas bursátiles, es interesante realizar el ejercicio de conocer hacia dónde se ha dirigido el dinero. Se impone hacer un repaso a nivel doméstico, europeo y norteamericano de dónde han colocado los inversores su dinero dentro del gran mercado de fondos de inversión que disfrutamos en estas regiones. Lo primero, es decir que el mercado sigue creciendo a buen ritmo en casi todos los países y el volumen de patrimonio gestionado alcanza ya cifras muy destacadas.

En el caso español, se superan ya ampliamente los 240.000 millones de euros y se han venido marcando durante los últimos meses cotas máximas históricas, por encima de los niveles que se alcanzaron, justo antes de la gran caída bursátil iniciada en la primavera del año 2000. En el caso europeo, el crecimiento también ha sido destacado, si exceptuamos algún país, como pueda ser Italia, afectado por una crisis económica e institucional grave y por cambios en las estrategias de las entidades hacia productos estructurados o unit-linked.

El patrimonio total bajo gestión en Europa alcanza ya los 4,1 billones de euros y ha disfrutado del dinamismo de mercados como el luxemburgués, el más grande con casi un 28% de cuota (que se beneficia de la regulación europea que favorece la venta entre países y de economías de escala para las compañías que compiten a nivel europeo), el francés y el propio español.

Con respecto al destino de los flujos de dinero encontramos ciertas diferencias entre países pero también patrones de comportamiento comunes. En el mercado doméstico, no debiera extrañar, que a pesar de los bajos tipos de interés, que están proporcionado rentabilidades reales negativas en categorías de fondos relativamente importantes como los monetarios, los fondos de renta fija a corto plazo o los garantizados de renta fija, éstas sigan atrayendo dinero de los partícipes. De hecho, los más destacados del año son los fondos de renta fija a corto plazo, con retornos medios que apenas llegan al 2%, junto con los denominados fondos globales, cajón de sastre de Inverco, la patronal del sector, en el que encontramos monetarios dinámicos y fondos de retorno absoluto, entre otros, y que también han obtenido rentabilidades bastante modestas. Ninguna sorpresa como decíamos, dado el carácter especialmente conservador del inversor español por un lado, dentro del ámbito europeo, ya relativamente conservador también, si exceptuamos el Reino Unido. Por otro lado, nos encontramos con la elevada liquidez que están disfrutando las empresas, que tiende a dirigirse a opciones conservadoras de renta fija.

Merece la pena destacar que el excelente comportamiento relativo de la Bolsa española, no ha sido suficiente para que las compras netas de fondos de renta variable hayan tenido un mayor brío. Ello no significa que las entradas netas de dinero en estos fondos no se hayan animado algo este año, destacando el pasado mes de noviembre, donde alrededor del 60% de las suscripciones netas correspondieron a fondos de Bolsa. Será interesante seguir de cerca en los próximos meses, si el inversor particular español continúa con esta reciente actitud, que de confirmarse, pudiera poner en alerta a más de uno, si nos atuviéramos a esa norma psicológica de los mercados, por la que cuando el inversor particular se lanza al Bolsa, es signo de que el ciclo alcista se aproxima a su final.

Un rápido repaso de los flujos de patrimonio en el resto de Europa pone de manifiesto cómo ha habido entradas sustanciosas tanto en fondos de renta fija como de renta variable, aunque la proporción de estos últimos en el total ha sido mucho mayor que en el caso español. Especialmente, esto es cierto según ha avanzado el año, ya que en el periodo junio a octubre, las suscripciones netas se elevaron a 95.000 millones de euros, de los que 33.000 correspondieron a fondos de Bolsa, mientras que en los primeros cinco meses del año la proporción fue de 18.000 sobre un total de 97.000 millones.

Por categorías de fondos, destaca el reciente atractivo de la renta variable japonesa, que logra captar entre junio y octubre 17.000 millones de euros, la que más de largo, seguida en contraposición por la renta fija euro, con 11.300 millones y la renta variable europea con 7.900 millones.

Análisis: Ganancias pasadas atraen

¦bull; El mercado norteamericano de fondos, el más grande y desarrollado, pone de manifiesto cómo los inversores no son tan diferentes en aquel país.

¦bull; Los flujos de patrimonio son consecuencia en gran medida de la rentabilidad pasada más reciente.

¦bull; En noviembre, los fondos de Bolsa lideraron las entradas, gracias a los excelentes retornos desde mediados de octubre.

¦bull; Recientemente, los flujos positivos en fondos han sido un 50% mayores, en meses con subidas de la Bolsa.