Biocarburantes

La alemana Saria y Garnova instalarán plantas de biodiésel

La compañía alemana Saria ha formado una alianza con el grupo español Garnova para desarrollar una red de plantas de producción de biocarburantes. Así, ambas empresas participarán de forma conjunta en las factorías de biodiésel (sustitutivo renovable del diésel) que instalará en España y Portugal, comercializando de forma conjunta bajo la marca BDP (Biodiésel Peninsular).

El primer acuerdo significará la construcción a partir de 2006 de la primera planta de biodiésel en la Comunidad de Madrid, con una inversión de 20 millones de euros y una producción estimada de 50.000 toneladas anuales, a partir de todo tipo de grasas animales y aceites vegetales. El proyecto creará 50 puestos de trabajo directos y otros 100 empleos indirectos. La tecnología de esta planta será similar a la que Saria gestiona en Alemania.

Las bases del acuerdo estipulan la participación conjunta de Saria y Garnova en la construcción de plantas futuras, y la entrada del grupo alemán en las tres plantas que ya gestiona Garnova. Esta compañía catalana cuenta con una participación cercana al 60% en Stocks del Vallès, una instalación pionera en la producción industrial de biodiésel en España a partir de grasa animal. Además, Garnova cuenta con Cavisa y Rocsa, otros dos centros de producción de biocarburantes. Saria utiliza como materia prima parte de la producción de la filial Dimargrasa, dedicada al tratamiento de subproductos cárnicos y grasas animales, ubicada en Arganda del Rey (Madrid).

Una vez finalizada la planta de biodiésel de Madrid, el grupo contará con una capacidad de 80.000 toneladas anuales, destinadas a flotas de servicios públicos y empresas de transportes, así como a operadores petrolíferos para su distribución directa al consumidor en estaciones de servicio.

La producción de biodiésel es uno de los objetivos del Plan de Fomento de Energías Renovables aprobado recientemente por el Gobierno español, que ha fijado como objetivo que en 2010 por lo menos el 5,75% del consumo de energía provenga de biocarburantes en el sector de transporte. El biodiésel puede ser utilizado como sustitución del diésel convencional o bien ser mezclado en proporciones variables con todas las garantías para el motor. Además, permite reutilizar el aceite usado de cocina.