CincoSentidos

Flores y alquimia para los aromas más sugerentes

No son únicamente regalos recurrentes en fechas como las actuales, con precios que permiten un abanico apto para diversos presupuestos (se mueven normalmente entre los 20 euros a más de 300 euros). Los perfumes son más: en ellos puede unirse la magia de las esencias, siempre con un poso oriental, con la belleza del diseño de sus elaborados recipientes y con las evocaciones que los perfumes despiertan en la memoria.

Casi todos ellos hablan de flores, aunque la química hoy en día -como antes la alquimia- tenga un peso determinante en el resultado final. Así, Cacharel, que cuenta en su bagaje con el mítico Anaïs Anaïs, consideró que ya era el momento para una nueva gran creación que ha llamado Promesse, y en la que el jazmín, las orquídeas, las moras o las mandarinas comparten espacio.

Para la emblemática firma francesa de lujo Cartier, en sus perfumes Le Must -marca ya asentada en su historia-, y Le Baîser du Dragon interviene en el toque final, el conocimiento de sus joyeros. Y es que uno de los lemas de esta firma se refiere al momento en el que 'la belleza se transforma en una joya', con reminiscencias de olores de lejanos países orientales.

También Lancôme habla de armonía y luz para referirse a Hypnôse, además de maderas y de flores de la vainilla, que forman parte del cuerpo de ese perfume.

Desde Egipto y Roma al París más sofisticado

Varias deben ser las patrias de los perfumes, pero las huellas más claras apuntan como origen al antiguo Egipto. A ingredientes como el incienso y la mirra, que ellos quemaban en conos, se unían los pétalos de flores macerados y los aceites que permitían la prolongación de los aromas. Los griegos y los romanos heredaron de Egipto esos usos, a los que además añadieron componentes como el almizcle y otras sustancias provenientes de Arabia e India. Después de la decadencia de la Edad Media, otra etapa de esplendor se vivió en Francia hasta que esencias y colonias comenzaron, aun con marcas más exclusivas, a expandirse a gran escala.