CincoSentidos

âpera para cerrar el 'año Quijote'

Alrededor de 1.600 actuaciones han conmemorado en 2005 el IV Centenario de la publicación de la primera parte de la novela de Cervantes. A punto de clausurar los homenajes, el Teatro Circo de Albacete acogerá el próximo 27 de diciembre el estreno mundial de El caballero de la triste figura, la ópera de cámara que Tomás Marco ha compuesto por encargo de la Sociedad Estatal de Conmemoraciones Culturales.

El compositor ha respetado en el libreto la idea literaria de la novela universal. 'No hay una sola palabra que no sea de Cervantes', aseguró ayer Tomás Marco en la presentación de la obra. El compositor se sirve de un personaje, la Narración, una especie de 'ente abstracto', interpretado por la mezzosoprano María José Sánchez.

La acción se completa con un barítono que encarna a Don Quijote, Alfredo García, y un tenor, Emilio Sánchez, como Sancho Panza. Junto a ellos, la soprano María Rey-Joy, que asume un papel polivalente.

El caballero de la triste figura es una obra de cien minutos de representación con episodios grotescos, líricos y dramáticos. La ópera empieza con un amplio prólogo, seguido por siete escenas: La vela de armas, Molinos y gigantes, Los ejércitos de ovejas, La cueva de Montesinos, Clavileño, Barataria y El caballero de la blanca luna.

Además de los cantantes y un pequeño coro, interviene una orquesta escogida en la Orcam (Orquesta y Coros de la Comunidad de Madrid) de 11 instrumentos.

La dirección musical corre a cargo de José de Eusebio. Este grupo orquestal reducido admite montajes en teatros grandes, reducidos y al aire libre. 'La obra cuenta con plasticidad de movimientos', según el director de escena, Guillermo Heras.

La ópera de Tomás Marco se podrá ver en el teatro de La Abadía de Madrid los próximos días 16 y 17 de junio y el 21 de junio en el Teatro Cervantes de Alcalá de Henares (Madrid).