Aucuerdo

Terra Mítica ultima un acuerdo para levantar la suspensión a primeros de año

Terra Mítica confía en levantar la suspensión de pagos a primeros de 2006 tras perfilar un principio de acuerdo con los acreedores, según fuentes del accionariado del parque temático de Benidorm.

El pacto tendrá dos vertientes, la que afectaría a los acreedores financieros, que en su mayoría capitalizarían la deuda, y los mobiliarios, que cobrarían con terrenos mediante la figura del pago por cesión. El pasivo exigible en el momento de la suspensión ascendió a 218 millones de euros. La junta de acreedores estaba convocada para el martes pero se está realizando por escrito.

En la primera parte juegan un papel especial las dos cajas de ahorros valencianas, Bancaja y CAM, que, al margen de accionistas, están presentes en la lista de acreedores como partícipes del préstamos sindicado del que quedan por devolver 83 millones de euros y cuyo impago acabó llevando a la sociedad a la suspensión en mayo de 2004. Según las mismas fuentes, las dos cajas capitalizarían la totalidad de la deuda, algo que se espera que hagan también al menos parte del resto de bancos que participaron el sindicado como el BBVA, Ruralcaja, Sabadell o Banesto.

La Generalitat Valenciana, que igual que las cajas -que controlan el 20,64% cada una- es accionista y acreedor, también capitalizaría los dos préstamos que dio a Terra Mítica a través de Sociedad Proyectos Temáticos de la Comunidad Valenciana y que ascienden a 54 millones de euros, con lo que aumentaría su actual participación del 20,45%.

El resto de la deuda, la de proveedores, empresas que participaron en la construcción y las entidades financieras que no quieran entrar en el accionariado, se saldaría entregándoles los terrenos de 216.000 metros cuadrados anejos al parque, aunque también se ha estudiado subastarlos. Primero se haría una valoración de los mismos, que podría alcanzar los 80 millones de euros, según las mismas fuentes. Si no fuera suficiente, la diferencia se consideraría una quita. Los acreedores que no quisieran mantener los terrenos cobrarían de las empresas que sí quisieran quedarse con ese suelo.

Un terreno que expropió la Generalitat

Los 216.000 metros cuadrados con los que cuenta Terra Mítica para sacar adelante la suspensión los expropió en su día la Generalitat Valenciana pero los acabó aportando al parque temático. Esto ha provocado que ex propietarios de ese suelo hayan demandado, con éxito, al Gobierno valenciano por haber recibido menos dinero del que les correspondía, ya que el uso que se les dio no era el inicialmente previsto.

Este suelo tiene una calificación de no urbanizable pero con uso para fines turísticos. La Generalitat quiere cambiar el uso permitiendo la construcción de hoteles y apartamentos, algo a lo que se ha opuesto el ayuntamiento de Benidorm, aunque es la Consejería quien debe decidir.