CincoSentidos

El joven Rembrandt, en Leiden

Tres exposiciones en la ciudad natal del pintor conmemoran el 400 aniversario de su nacimientoViaje

Sabido es que Rembrandt gustaba de pintarse a sí mismo; dejó aproximadamente un centenar de autorretratos. Lo que no está claro es si utilizó de modelos también a su madre, a su padre, a sus hermanas e incluso a un tío. Parece que sí, y más de lo que se pensaba, según la exposición La madre de Rembrandt, mito y realidad, que, en el museo municipal De Lakenhal, en Leiden, inicia la cascada de exposiciones y actos del 'Año Rembrandt', tanto en su ciudad natal como en Ámsterdam. A esta primera cita de Leiden seguirá otra con aguafuertes poco conocidos (abril a septiembre) y otra con sus escasos paisajes (octubre a enero 2007), con préstamos del Louvre, el Hermitage y otros grandes museos del mundo.

En Leiden pasó Rembrandt sus primeros 25 años. Hijo de un molinero, nació un 5 de julio de 1606 en la Weddesteegsplein, plaza donde se hallaba su casa hasta que fue derruida hace un siglo. Entre los 7 y los 14 años, acudió al Colegio Latino, donde aprendió latín, griego y dibujo. A los 18 años ya compartía su primer estudio con su amigo Jan Lievens, quien también pintó a la familia Rembrandt -lo mismo que los discípulos de Rembrandt Gerrit Dou o Ferdinand Bol-.

Leiden ha marcado y documentado esta primera etapa del pintor en un paseo temático que seguramente recorrerán muchos de los visitantes esperados: un millón y medio, entre Ámsterdam y Leiden (a sólo un cuarto de hora).

Merece la pena gastar ese cuarto de hora e ir a Leiden. Seguramente, uno de los secretos mejor guardados de la Holanda profunda. Por allí desemboca el Rin, convertido en un río tranquilo, escoltado de canales bucólicos. Leiden fue una ciudad muy rica, gracias a una lana que tenía fama de ser especialmente cálida. Su origen es tan viejo como los celtas y romanos, que le dieron el nombre del gran dios Lugd: Lugdunum Batavorum.

Para los españoles tiene su aquel, ya que fuimos 'los malos' de su película más traumática: entre 1573 y 1574 las tropas españolas tuvieron sitiada la ciudad. El hambre se hizo tan insufrible para los sitiados que el burgomaestre Van der Werf ofreció su propio cuerpo como alimento. Por fortuna estuvo al quite Guillermo de Orange, a quien se le ocurrió abrir una brecha en los diques. Los campos se inundaron y los españoles salieron huyendo; Guillermo entró en la ciudad en barco, claro, por el canal Rapenburg, el más bello de todos.

Por ese mismo canal, medio siglo después, partieron los 'Padres Peregrinos', fundadores de la América anglosajona; habían ido refugiándose en Leiden desde 1608, huyendo de la persecución religiosa en Inglaterra, y en 1620 abandonaron la ciudad, tomaron en el puerto de Delft el Speedwell primero, y luego el Mayflower.

Leiden está llena de recuerdos y hermosos edificios, como el ayuntamiento (que ardió en parte), el Peso municipal, junto al río, la fortaleza o Burcht, la Universidad (que cuenta paradójicamente con un buen departamento de español) o el Hortus Botanicus, donde creció el primer tulipán traído a Europa desde Turquía por un embajador.

Los sábados, el mercado que ocupa los muelles del 'Rin Tranquilo' devuelve el corazón de Leiden a una estampa casi idéntica a la que el joven Rembrandt esbozó en sus primeros apuntes.

Guía para el viajero

El evento

El museo municipal De Lakenhal, de Leiden, celebrará tres exposiciones temáticas a lo largo del año Rembrandt; la primera, La madre de Rembrandt, mito y realidad, comienza el próximo día 16 de diciembre y se prolongará hasta del 19 de marzo de 2006. A ésta seguirá otra con los aguafuertes de la colección Frits Lugt (que durará desde el 13 abril al 3 de septiembre de 2006) y otra sobre los Paisajes de Rembrandt (del 6 de octubre 2006 a 7 de enero 2007). El Ayuntamiento de Leiden ha arreglado el lugar donde nació el pintor y el Colegio Latino donde estudió y ha preparado unos recorridos temáticos por la ciudad. Más información: www.rembrandt400.com

Cómo ir

La compañía de bajo coste Transavia (www.transavia.com) tiene un vuelo diario desde Madrid a Amsterdam, y dos vuelos diarios desde Barcelona. El precio de los billetes ida y vuelta es a partir de 50 euros desde Madrid y 40 euros desde Barcelona, sin incluir tasas. Desde el mismo aeropuerto de Schipol (Ámsterdam) salen trenes que pasan por Leiden. El trayecto dura apenas treinta minutos.

Dormir

Hotel De Doelen (Rapenburg 2, 071 5120127, hotel@dedoelen.com, www.dedoelen.com, muy céntrico, en un edificio del siglo XVIII junto al histórico canal Rapenburg, familiar y confortable, excelente bufé para desayunar.