En portada

Jubilados europeos, en busca de calidad, mar y golf en España

Urbanizaciones de lujo y viviendas más pequeñas son productos de gran demanda impulsada por los cambios demográficos

Quizá el sector que está experimentado impactos más significativos por los cambios demográficos y sociológicos que atraviesa España sea el inmobiliario. Esa es la opinión, compartida por otros expertos, de Emilio Langle, director de Aguirre Newman, quien destaca que 'la actual evolución demográfica es una de las razones que explican que la demanda sea tan activa, pese al aumento de los precios, y que la oferta se eleve a unas 750.000 viviendas visadas al año'. Esos cambios aclaran, también, que un 40% de la oferta residencial esté ahora ubicada en la costa.

Y es que los extranjeros, casi el 100% son europeos, que compran una vivienda como segunda residencia o para trasladarse a ella después de su jubilación, son uno de los motores del cambio de la demanda. 'España es el segundo país de Europa, después de Italia, por compras de casas por parte de extranjeros. Y este aspecto está influyendo asimismo en la oferta', afirma Emilio Langle. Estos clientes quieren productos de calidad: urbanizaciones cerradas, apartamentos con amplias terrazas y vistas al mar, con campos de golf y otras instalaciones deportivas, añade.

Para Edward Farrelly, de Richard Ellis, los aspectos demográficos que más están influyendo en la inversión inmobiliaria en España son tres: el envejecimiento de la población, la demanda de viviendas más pequeñas y la emigración. Y sus efectos, a su juicio, se mantendrán durante años. Respecto al aumento de la edad media de los ciudadanos destaca además que los fondos de pensiones, que cuentan por ese fenómeno con más liquidez, invierten de forma creciente en todo tipo de activos inmobiliarios, y lo seguirán previsiblemente haciendo en las próximas décadas.

Apartamentos pequeños

Pero en las ciudades se ha acabado con que los productos más demandados sean los pisos de tres dormitorios, al haberse reducido el número de miembros de las familias .'Además hay cada día más personas que viven solas, entre ellas los divorciados, que demandan apartamentos pequeños', manifiesta Farrelly.

El directivo de Richard Ellis se refiere asimismo a cómo está influyendo la llegada de clientes europeos en el tipo de promociones en zonas como Baleares, la Costa del Sol, en donde el 60% de los compradores son extranjeros, y en Levante. 'Con ellos se ha introducido más el concepto de resort, y también la idea de que son necesarias buenas infraestructuras, servicios sanitarios cercanos y ocio'.

La demanda de ese importante colectivo está impulsado la inversión en otras zonas, entre ellas, las costas de Cádiz y de Almería, manifiesta Emilio Langle. 'La oferta se está adaptando bien, pero tampoco se debe bajar la guardia, porque están surgiendo competencias importantes desde países como Croacia', manifiesta. Mientras, constructoras e inmobiliarias intentan crear los productos solicitados como algunos ubicados en Canarias o en la Costa del Sol. Estos son los casos, por ejemplo, de la Hacienda del Sol, en Estepona, de Realia, o San Vicenc de Montalt, en Barcelona, de Sacyr Vallehermoso.

Algunos informes inmobiliarios europeos apuntan a que unos quince millones de ciudadanos de diversos países quieren o están planeando comprar una residencia en el litoral mediterráneo español. Por su parte, en el último boletín sobre el mercado inmobiliario del BBVA se destaca que 'la compra de vivienda por parte de no residentes continua representando una parte muy importante de la demanda de inmuebles'. Y que un conjunto de factores ponen de relieve 'la creciente importancia de los mercados de la costa mediterránea y los de las grandes ciudades frente al menor dinamismo de los mercados interiores y del norte peninsular'.

Además de esos factores, el envejecimiento de la población está desarrollando productos con un claro futuro. Desde las residencias para la tercera edad a complejos como los life resorts, para ese mismo segmento de la población en línea con la percepción de que España se está convirtiendo en la Florida de Europa.

El doble efecto de la emigración

La emigración es otro de los factores demográficos que está impactado con fuerza en el mercado inmobiliario español. Y además de su peso en la demanda, Emilio Langle, de Aguirre Newman, destaca que esta parte de la población, al tener más bajo poder adquisitivo, está adquiriendo viviendas menos demandadas por los ciudadanos españoles, pero a éstos les permite deshacerse de esas casas y poder invertir en activos inmobiliarios de precios más elevados. Edward Farrelly destaca, además, la influencia de este amplio colectivo en el mercado de alquiler.

Y ya un 30% de los inmigrantes que residen en España posee una vivienda en propiedad o está en trámites para su compra, según un estudio realizado por el Colegio de economistas de Madrid, teniendo en cuenta los datos sobre extranjeros en España.