Parlamento

El Gobierno se aproxima a CiU para blindarse en el Senado

La mejora de la relación entre el PSOE y Convergència i Unió, facilitada por la negociación que mantienen sobre el Estatuto catalán, ha propiciado al Gobierno mayor tranquilidad en el Senado, donde el PP se sitúa a sólo cinco escaños de la mayoría absoluta.

La estrecha mayoría que suman los 97 senadores socialistas junto a los de Entesa (16), el PNV (siete), CiU (seis), Coalición Canaria (cuatro) y el Grupo Mixto (cuatro), se ha visto diezmada en ocasiones por la fuga de los votos nacionalistas, en algunos casos, y también por la ausencia de algunos parlamentarios en votaciones clave. Gracias a ello, desde el pasado mes de septiembre, el PP ha conseguido sacar adelante con sus 125 senadores más de una docena de iniciativas con el voto en contra del Grupo Socialista.

La mayoría de estas derrotas parlamentarias ha pasado desapercibida en los medios de comunicación, pero ha originado un profundo malestar en el Gobierno. La esporádica alianza de CiU con el PP en unos casos, en otros la sintonía con el PNV, contribuyó a que prosperaran estas iniciativas de la oposición en la Cámara Alta, lo que tuvo un doble efecto sobre el PSOE. En primer lugar, la derrota de sus criterios en estas iniciativas y, en segundo lugar, un trabajo doble puesto que la mayoría de ellas tuvieron que ser renegociadas en el Congreso para que tuvieran el respaldo de Esquerra Republicana de Cataluña e Izquierda Unida, sus principales socios parlamentarios.

El Gobierno espera que con la ampliación del abanico de apoyos en el Congreso y en el Senado, estas derrotas parlamentarias no vuelvan a producirse. Se trata, de alguna forma, de blindarse en el ámbito parlamentario y acentuar con ello la soledad del PP.

Entre las derrotas del Gobierno de las que el PP se siente más orgulloso figura la proposición de ley relativa a la modificación del texto refundido de la Ley General de la Seguridad Social, que reduce de 180 a 90 días el período mínimo de cotización para poder acceder al subsidio de maternidad. También consta otra iniciativa que amplía las posibilidades de adaptación de la jornada laboral para aquellos trabajadores que tengan a su cuidado directo algún menor de seis años o un discapacitado.

Otras derrotas

En el haber del PP en el Senado destacan también más de media docena de mociones en las que se insta al Gobierno a compensar a los sectores agrario y pesquero por la subida del precio del gasóleo o a adoptar medidas urgentes para paliar los problemas que causa la inmigración en las ciudades de Ceuta y Melilla.

El Gobierno también ha perdido en la Cámara Alta votaciones recientes relacionadas con las medidas de control sobre la gripe aviar, el aumento de las ayudas para becas de estudio y el mantenimiento de los museos. En la mayoría de ellas, el PP logró el respaldo de CiU.

Las alarmas en el Grupo Socialista volvieron a saltar hace dos semanas cuando el PP lograba sacar adelante la práctica totalidad de las enmiendas presentadas a proyectos de ley de evidente interés como los que regulan las entidades de capital-riesgo y sus sociedades gestoras o las reformas para el impulso de la productividad.

Rentable estreno en el apoyo al Presupuesto

Gracias a la buena sintonía alcanzada por el Gobierno con CiU y con el PNV, los Presupuestos de 2006 no serán vetados en la Cámara Alta, en contra de lo que ocurrió el año pasado. Los nacionalistas catalanes han conseguido introducir en el proyecto de ley enmiendas de calado, como la que aumenta del 2 al 3,5% la revisión salarial de los profesores de las escuelas concertadas. Ha logrado incorporar también una veintena de enmiendas de distinto contenido, desde las que ayudarán a fomentar el uso del catalán hasta las que aumentarán la inversión directa en infraestructuras en Cataluña.

Lo mismo cabe decir para el PNV, que ha pactado con el Gobierno una dotación presupuestaria para el inicio de la 'Y vasca' y, lo que es todavía más importante, la posibilidad de que sean las propias comunidades autónomas las que por delegación del Ministerio de Fomento contraten las obras ferroviarias de titularidad estatal. Esta modalidad se estrenará el año que viene con la construcción de la 'Y vasca'.