Tribunales

Emilio Ybarra, condenado a seis meses de prisión por el 'caso Alico'

La Audiencia Nacional condenó el viernes a Emilio Ybarra, ex presidente del BBVA, a seis meses de cárcel por un delito de apropiación indebida, a raíz de la constitución de fondos de pensiones en Alico a favor de consejeros del BBV. Los otros cuatro imputados fueron absueltos.

Dos años después de que Baltasar Garzón comenzara a investigar a la antigua cúpula del BBV por la apropiación de 19,2 millones de dólares del banco, la Sección Cuarta de la Audiencia Nacional emitió su sentencia. Emilio Ybarra, quien compartió la presidencia del BBVA con Francisco González tras la fusión, se convirtió ayer en el único responsable penal por ser 'el motor del hecho delictivo'.

Ybarra, de 68 años, no ingresará en prisión. El Código Penal no contempla la encarcelación cuando la pena es inferior a dos años de cárcel y no existen antecedentes penales.

Los magistrados consideran 'categóricamente acreditado' que hubo apropiación indebida por parte de Ybarra por haber decidido constituir unos planes de pensiones por 19,24 millones de dólares a favor de los ex consejeros del BBV con fondos extracontables del banco, por lo que le condena también a 54.000 euros de multa y a una quinta parte de las costas. Sus abogados defensores no han aclarado si recurrirán el fallo ante el Tribunal Supremo.

El antiguo presidente de BBVA ideó de dónde sacar los fondos y los beneficiarios

Atenuante por confesión

La Audiencia ha decidido, no obstante, aplicarle la atenuante de 'confesión' y la de 'reparación del daño causado' puesto que acudió al Banco de España, antes de que se iniciara el proceso penal, a dar cuenta de estos fondos extracontables por más de 37.500 millones de pesetas (unos 225 millones de euros), y además de solicitar a los beneficiarios de los fondos Alico que los reintegraran.

La Fiscalía había solicitado dos años de prisión para Ybarra, así como un año y medio de cárcel para los otros acusados, Juan Urrutia, José María Concejo, Luis Bastida y Rodolfo Molinuevo, ex altos cargos del BBV.

En la sentencia conocida el viernes, el tribunal considera probada la apropiación indebida por parte de Emilio Ybarra. El banquero, que pertenece a una de las familias de Neguri que controlaban el BBV, ocupó diversos cargos en la banca española, entre ellos la presidencia de esa entidad durante diez años. Los magistrados consideran que tanto su declaración como la del resto de inculpados corrobora que el ex presidente del BBVA fue quien propuso compensar la merma retributiva derivada la fusión del BBV con Argentaria, y quien desarrolló la idea.

Tal compensación suponía, según la sentencia, 'vulnerar el acuerdo de paridad retributiva' establecido entre los dos bancos, 'mediante la distracción del dinero a su alcance'. Los consejos de BBV y Argentaria habían acordado que 'no se atribuiría ninguna clase de ventaja' en el BBVA 'a los administradores de las sociedades' que se fusionaban.

La Audiencia Nacional cataloga la conducta de Ybarra como 'administración desleal', pues fue quien ideó 'de dónde sacar los fondos, cómo invertirlos, los beneficiarios, las cantidades que percibiría cada uno', así como 'quién debía firmar las transferencias'.

Sin embargo, el Tribunal decidió exculpar a José María Concejo, secretario del consejo de BBV, y al consejero Juan Urrutia, puesto que el juez instructor retiró los cargos contra los otros 19 beneficiarios de los fondos, muchos de ellos consejeros del BBV.

Los magistrados también han absuelto a Luis Bastida y Rodolfo Molinuevo del delito de 'cooperación necesaria' al entender que se limitaron a cumplir las instrucciones de Ybarra sin conocer el destino final del dinero.

Las fechas de la trama

Enero de 2000 La creación del BBVA contempla una caída en la retribución de los consejeros del BBV. Ybarra decide buscar 'una compensación'.

Marzo de 2000 Consejeros y ex directivos de BBV suscriben 22 fondos de pensiones en la aseguradora Alico, con cargo a una cuenta secreta del BBVA en la isla de Jersey.

Septiembre de 2000 Francisco González, copresidente con Ybarra del BBVA, pide a éste que traiga a España el dinero de las cuentas secretas y que reintegre los fondos destinados a las pensiones Alico.

Enero de 2001 Tras estallar el escándalo e informar al Banco de España, Ybarra ordena a los beneficiarios de los fondos que los restituyan.

Argumentos derrotados

Para su defensa, Emilio Ybarra contrató los servicios de uno de los despachos de abogados más prestigiosos en delitos penales, el del letrado Horacio Oliva. Durante el juicio oral, una de las bazas que jugó el abogado defensor era demostrar que Ybarra contaba con amplísimos poderes que le permitían constituir los fondos. A este respecto, la sentencia asegura que esa facultad es 'absolutamente inoperante' porque 'se ejerció fuera del contexto legal y estatutario'.

Otro de los argumentos de la defensa que el Tribunal ha echado por tierra es el de que la constitución de los fondos de Alico a favor de ex altos cargos del BBV se hizo 'a cuenta', es decir, que estaba pendiente de la aprobación de la asamblea general. Los magistrados entienden que a partir del momento en que los beneficiarios pudieron disponer de estos fondos, la posterior validación por parte de la asamblea 'en nada afectaba a su disposición, ni a su calificación como delito'.

Las cuentas pendientes del BBV

El proceso penal que ayer concluyó en la Audiencia, con la condena a seis meses de prisión para el ex presidente de BBVA, Emilio Ybarra, es el primero de una serie de causas que la Audiencia tiene pendientes contra los antiguos gestores de la entidad.

En uno de ellos, el de las cuentas secretas, la Fiscalía Anticorrupción todavía tiene que calificar el delito, mientras que en otros procedimientos abiertos contra Ybarra y otros ex consejeros de BBV, como el de Probursa y el supuesto blanqueo de dinero procedente del narcotráfico, han sido ya archivados por el juez instructor. Otra de las causas que siguen abiertas, esta de rango administrativo, es el expediente sancionador abierto por el Banco de España por los 37.500 millones de pesetas (225 millones de euros) que el BBV tenía en paraísos fiscales como Lietchestein y la isla de Jersey, sin estar registrados en sus cuentas. El procedimiento no concluirá hasta que terminen los procesos penales.