Automóvil

GM retira plan de ajuste de Figueruelas

El comité de empresa de la fábrica de General Motors en Figueruelas (Zaragoza) decidió el viernes aceptar la última propuesta elaborada por el consejero de Economía del Gobierno de Aragón, Eduardo Bandrés, para retener la fabricación de la segunda generación del modelo Meriva. El acuerdo contó con el apoyo UGT, CC.OO. y el sindicato de mandos ACUMAGNE, que suman 25, de los 37 votos del comité de empresa. En contra del acuerdo se posicionaron CGT y OSTA, que totalizan 12 votos.

Inmediatamente conocida la aprobación de la propuesta, la empresa procedió a retirar el expediente de regulación de empleo (ERE), cuya aplicación estaba prevista para los días 7,9 y 19 de diciembre y que afectaba a la totalidad de la plantilla de Figueruelas, excluidos los servicios de mantenimiento (7.085 de 7.351 trabajadores). Fernando Bolea, representante en el Comité Europeo de General Motors, subrayó que 'se trata de una excelente noticia, ya que la aplicación del expediente hubiera supuesto pérdidas económicas considerables para los trabajadores'. La mayoría de los empleados estaban dispuestos a renunciar a tres días de salario antes que interrumpir sus periodos de cotización.

Pedro Bona, portavoz de UGT en Figueruelas, subrayó a Cinco Días que 'nosotros teníamos muy claro que, sin acuerdo, la adjudicación del nuevo Meriva era prácticamente imposible. Nos felicitamos de que, finalmente, se haya impuesto el sentido común, aunque todavía falta lo más importante, que es conseguir que el coche se quede en nuestra fábrica'.

CC.OO. señaló que 'hemos aceptado el plan elaborado por el Gobierno aragonés porque el sentido común y la prudencia así lo aconsejan'. El plan aprobado acepta la congelación de la antigüedad a partir del 31 de diciembre de 2007 y la limitación del incremento salarial al 50% del IPC de 2008 a 2010, con un tope en la pérdida del poder adquisitivo del 1%. La retirada del ERE supone un logro significativo, en cuanto que viene a aceptar, implícitamente, una ampliación de la bolsa de horas como alternativa a un expediente de regulación, generalmente traumático para los trabajadores.

'Sin acuerdo, la adjudicación del Meriva era prácticamente imposible', dice UGT

El acuerdo garantiza también, aunque sin fijar su duración, el mantenimiento de las pagas de competitividad y participación establecidas en el convenio vigente y no modifica el índice de 1,75 fijado para la flexibilidad productiva. Sin embargo, la conservación de este índice, que valora las horas trabajadas en sábado para la recuperación de paros anteriores, resulta bastanteproblemática, si se tiene en cuenta que en la mayoría de las fábricas europeas de GM la valoración es prácticamente idéntica al de las horas de producción normales.

Los secretarios de los tres sindicatos firmantes entregarán al consejero de Economía, el próximo martes, día 29, el texto del acuerdo ratificado por el comité. Con este acto testimonial, se quiere reconocer el papel jugado por Bandrés como artífice de un compromiso logrado in extremis y que incrementa sustancialmente las opciones de Figueruelas para fabricar el Meriva.

El Meriva se hará esperar

El consejero delegado de General Motors Europa, Carl Peter Foster, visitaba el viernes Zaragoza. Entre los trabajadores corría la especie de que viajaba para comunicar la adjudicación del Meriva. Lo cierto es que Foster llegaba para asistir a la clausura del Congreso Europeo del Hidrógeno y se limitó a girar la obligada visita de cortesía al presidente de GM España, Antonio Pérez Bayona. El acuerdo logrado, que evita que la casilla del Plan Social viaje a Zurich y Detroit en blanco, es uno de los muchos documentos que Foster tendrá sobre su mesa, remitidos por las plantas competidoras de Gliwice y Zaragoza. Sólo eso. En Figueruelas aseguran que el anuncio sobre la adjudicación del Meriva no se producirá hasta la segunda quincena de Diciembre, incluso puede retrasarse hasta Enero.