Ayuntamiento

Madrid pide 560 millones al año por la capitalidad

El Consistorio madrileño ha logrado arrancar al Ministerio de Hacienda el compromiso por el que la capital tendrá mayor capacidad normativa en todos sus impuestos. El edil de Hacienda anuncia que el IBI, por ejemplo, se pagará según la renta

El equipo de Hacienda del Ayuntamiento de Madrid soporta desde hace meses las encendidas críticas de la oposisión sobre el precario estado en el que han dejado las arcas municipales las polémicas obras de la M-30. Sin embargo, su máximo responsable, Juan Bravo, haciendo caso omiso de la profecía que anuncia el cartel de la última película de Harry Potter ('Vienen tiempos difíciles y oscuros'), colocado curiosamente en la fachada enfrente a su despacho, insiste en que las obras eran necesarias y en tres años se volverá al equilibrio.

¿Cuáles son las novedades de la futura Ley de Capitalidad?

El texto final no colma toda las expectativas, pero cumple el mandato del Estatuto de Autonomía de que Madrid tenga un régimen especial. No conseguimos más recursos, ya que Hacienda ha decidido aplazar esa mejora a la reforma de la financiación local. Pretendíamos sustituir el fondo de transferencias del Estado, de casi 1.600 millones de euros, por una participación en el IVA, IRPF e impuestos especiales. Tras la reforma de 2003 Madrid obtuvo una participación simbólica en esos tributos, que no llega al 2%: 250 millones. Y aunque la negociación con Barcelona tampoco prosperó, mantendremos nuestra intención de obtener más recursos.

'Los madrileños pagarán impuestos según su renta'

Además del capítulo financiero, ¿lleva la ley un apartado fiscal?

Sí, y ése sí se va a incorporar. Entendemos que debemos tener capacidad normativa, si no plena, sí muy superior a la que la ley de Haciendas Locales otorga a los municipios en los impuestos propios IBI, plusvalías, circulación de vehículos y construcciones). Es muy importante que hayamos conseguido que se puedan crear espacios fiscales propios en cada nivel de la Administración.

¿Qué supondrá ese cambio?

Supone introducir progresividad en los impuestos. En el IBI, el Consistorio sólo puede establecer un tipo único, entre el 0,4% y el 1,5%, no podemos jugar con varios. Y en las bonificaciones sólo puedo fijar la de familias numerosas y por pronto pago.

Ahora estudiamos establecer en el IBI tipos diferenciados en función del uso de los inmuebles y bonificaciones de hasta el 50% según la capacidad económica, así como para pensionistas y parados de larga duración.

En el de circulación, se pagará según el vehículo y no sólo por caballos fiscales, mientras en plusvalías valoramos la posibilidad de gravar las generadas por transmisiones realizadas en un plazo inferior a un año, ahora están exentas.

¿Aumentarán así los recursos para el municipio?

Depende del uso que se haga. En algunos casos supondrá bajadas y en otros subidas de impuestos. No hemos hecho proyecciones, ya que será extensible sobre todo en el próximo mandato.

¿Y el resto del proyecto?

Pretende dotar a Madrid de un marco más acorde con el tamaño que tiene. Nuestro presupuesto es muy superior al de numerosas comunidades y generamos un PIB sólo superado por Andalucía y Cataluña. Doblamos en tamaño a la segunda ciudad, que es Barcelona.

En esta situación no podemos tener unas reglas de juego iguales que las de un municipio de 50 habitantes. No pretendemos tanto incrementar nuestro actual marco competencial, como adquirir instrumentos jurídicos que hagan efectivas las competencias que ya tenemos.

¿Han calculado qué parte del aumento de gasto que soporta Madrid procede de los servicios que deberían prestar otras administraciones?

Hemos realizado un estudio en el que se estima que los costes de centralidad, suplencia y capitalidad se sitúan entre 370 y 560 millones de euros. De ellos, el ejercicio de competencias que no le son propias estaría en torno a 100 millones.

Y ese dinero, ¿se lo han reclamado a Solbes?

Sí, pero nos dijeron que no había nada que hacer. Se nos explicó que no había recursos, pero sí los hay para las comunidades. Y ahora ha vuelto a ocurrir lo mismo. Ellas van siempre primero.

Entonces ¿cree que esa reclamación ha caído en saco roto?

No, no lo creemos. Pero es que además en Madrid entran cada día 1,8 millones de personas que generan un sobrecoste para las arcas municipales y, sin embargo, no tributan aquí. Esas personas consumen en nuestra ciudada y a través del IVA podríamos obtener recursos adicionales. Por ello queremos participar del IVA y no por población, sino por consumo real.

Al haber sobrepasado el límite de endeudamiento del 110% de los ingresos corrientes, han tenido que presentar un plan económico-financiero al que Solbes ha puesto algunas objeciones.

Como consecuencia del enorme esfuerzo en inversión que se ha realizado, hemos presentado el plan. En él se demuestra que en 2008 el Ayuntamiento volverá al equilibrio y cumplirá con todos sus compromisos sin incrementar la presión fiscal, sólo actualizando las tarifas con el IPC. Economía nos ha dicho que como el volumen del endeudamiento es muy elevado, no nos puede autorizar todo el escenario. Deberemos presentarle las cuentas año a año, como hacen las comunidades.

¿Asfixia el Ministerio al consistorio, como dice Esperanza Aguirre que hace con la Comunidad?

Con nosotros la relación es diferente y yo tengo que decir que no me siento discriminado por Hacienda, ya que aparentemente Barcelona no ha recibido más que nosotros.

¿Qué ha quedado del sueño olímpico?

Restan por terminar las piscinas, las canchas de tenis y decidir qué hacer con el estadio de La Peineta. Todo dependerá de si llega a un acuerdo con el Atlético de Madrid y del año para el que se vuelva a presentar la candidatura olímpica.

'Hoy volvería a crear Madrid Calle 30'

Meses después del inicio de las polémicas obras de la carretera de circunvalación M-30, los madrileños se preguntan si éstas deberían realizarse todas a la vez, como está ocurriendo, o haberse realizado a lo largo de 20 años, como proponía el PSOE en su programa electoral.

El concejal de Hacienda defiende que la capital ha registrado un incremento neto de población de 300.000 personas en cinco años, además del crecimiento geográfico de los nuevos barrios, 'lo que explica que los gastos corrientes crezcan en torno al 15% anual, algo brutal para cualquier administración'. 'Esos aumentos debían haberse previsto, en lugar de congelar los impuestos', insiste.

En opinión de Bravo, la remodelación de la M-30, cuyo coste estima en 3.000 millones (sin las aportaciones a la empresa mixta y el nudo norte) surge para dar cobertura a esos nuevos barrios y evitar su colapso total; y ante la ausencia de ahorro en las arcas municipales se apuesta por Madrid Calle 30. 'Se ha diseñado una estructura financiera que consiste en una sociedad mixta con capital privado que no ha logrado superar el test de Bruselas, pero que yo sigo defendiendo a capa y espada como buena decisión que hoy volvería a tomar. ¿Por qué? Porque nos permite, a diferencia de otros modelos como el concesional, lograr un ahorro financiero de 1.000 millones', asegura. Bravo insiste en que no cambiará nada de la estructura de la empresa hasta conocer cómo es la nueva sociedad de Fomento para canalizar las aportaciones de capital privado a la financiación de grandes infraestructuras.