Automóvil

Renault revisa a la baja su previsión de resultados para este ejercicio

Los primeros meses de Carlos Ghosn al frente de Renault no están siendo demasiado placenteros. El fabricante francés de coches se ha visto obligado a rebajar producciones ante la caída de ventas. Y ayer, la compañía anunció que ha revisado a la baja su previsión de margen operativo (beneficio operativo sobre facturación) para el año. La nueva estimación queda en el 3%, frente a la anterior de un 4%.

La empresa explicó que esta revisión obedece principalmente a la 'degradación' de las condiciones comerciales en Europa durante la segunda mitad del presente ejercicio. No obstante, destacó la positiva evolución del nuevo Clio, que se confirma en todos los mercados en que ha sido lanzado, así como el crecimiento de las ventas fuera de Europa occidental, gracias al 'éxito' del Logan y al rendimiento de Renault Samsung en Corea del Sur.

La firma gala anunció ayer que obtuvo un beneficio neto de 2.211 millones en el primer semestre del año, lo que representa un crecimiento del 52%. Estos resultados recogen una aportación de 911 millones procedente del beneficio de su socio Nissan, en el que dispone de una participación del 44,4%. La cifra de negocio ascendió a 30.866 millones, es decir, un 2,9% más respecto al mismo período de 2004.