Comercio exterior

Sólo el 1,4% de las empresas españolas exporta con regularidad

De los casi tres millones de empresas que forman el tejido societario español sólo 75.318 se dedica a tareas de exportación (2,8% del total), y de ellas, menos de la mitad (32.007, el 1,4%) consigue hacerlo de forma prolongada en el tiempo.

Estos datos contundentes proceden del informe que acaba de elaborar el Consejo Superior de Cámaras de Comercio en colaboración con la Agencia Tributaria.

El documento recoge por primera vez cifras anualizadas y territorializadas hasta un nivel provincial, en un periodo prolongado de tiempo (desde 1997 a 2003, último año con datos cerrados por la administración fiscal), arrojando luz sobre la estructura exportadora e importadora del país. En siete años, se ha conseguido que el número de empresas exportadoras aumente un 39% (de 54.084 a 75.318), porcentaje significativo que, sin embargo, queda desvirtuado si se comparan las cifras absolutas de empresas que venden productos fuera del país sobre el total de sociedades (2,7 millones según el Instituto Nacional de Estadística).

'Los datos nos demuestran que se va por buen camino pero que se necesitan muchos más esfuerzos privados y públicos, estos últimos a través de programas como el PIPE o el de Ayuda a Exportar, para promover la internacionalización de las empresas, sobre todo las de menor tamaño', reconoce Emilio Carmona, jefe del Área de Internacional de las Cámaras de Comercio.

Cuatro compañías concentran más del 50% de las ventas en Canarias, Castilla y León, Aragón y Galicia

El reducido tamaño, precisamente, provoca que el volumen medio de facturación al exterior apenas alcance los 1,8 millones de euros anuales. Volumen de facturación que es significativamente mayor (3.500 millones) si sólo se tiene en cuenta las cuatro primeras empresas exportadoras. De hecho, estas cuatro concentran el 10,5% de la exportación total.

'La corrección no sólo se debe hacer en el número de empresas y el tamaño, por debajo de la media europea, también en la estructura territorial y sectorial', añade Juan De Lucio, director del Servicio de Estudios del máximo órgano intercameral. Y es que la actividad exportadora se concentra fuertemente en tres comunidades autónomas. De hecho, el 35% de las empresas que exportan lo hacen desde Cataluña; otro 20%, desde Madrid; y un 18% desde la Comunidad Valenciana. El resto se reparte entre las 14 comunidades restantes. Hay zonas en donde reina un verdadero vacío. En Soria, por ejemplo, sólo existen 32 empresas que venden sus productos al exterior con una cierta regularidad. En Canarias, cuatro empresas concentran más de la mitad de las ventas al exterior.

La consolidación de la actividad exportadora en una misma empresa es otro de los retos a abordar. 'Más de la mitad de las compañías que venden productos un año, no lo hacen al ejercicio siguiente; sólo 32.000 empresas consiguen exportar continuadamente ', recuerda De Lucio, destacando cómo aún hay parte del tejido empresarial que sólo vende al exterior las mercancías sobrantes o los pedidos registrados con antelación, sin hacer promoción de sus productos o realizar inversiones directas foráneas.

La distribución sectorial también llama la atención. Se venden mayormente bienes intermedios (automoción), cerámicas y alimentos. Los bienes con alto contenido tecnológico escasean, en un país que aspira a transformar su modelo de crecimiento.

30.000 hacia la UE y sólo 500 a Asia

La estructura exportadora adolece también de una 'excesiva concentración geográfica de los socios comerciales', comenta Emilio Carmona. Se mira en demasía a la UE, bien por afinidad cultural y empresarial, bien por falta de espíritu emprendedor hacia áreas desconocidas. Esto provoca que una cuarta parte de los exportadores españoles acabe vendiendo sus productos en Portugal y Francia. Otros 10.000 (un tercio de los que exportan regularmente) venden sus bienes y servicios a Italia, Alemania y Reino Unido. Así, la UE aglutina más del 80% de la actividad comercial y es el destino de más 30.000 empresas españolas.

En cambio, grandes áreas emergentes como el sudeste asiático, Japón y China están por explotar. Sólo el 5,2% de las empresas exportadoras lo hacen a Japón, con un volumen irrisorio (el 0,7% de la exportación global española). China ocupa aún el puesto 38 en el escalafón español exportador, a pesar de su creciente participación en el comercio mundial. En el gigante asiático sólo están operando 578 firmas españolas, algo que se intenta promocionar con visitas oficiales como la reciente efectuada a España por el presidente chino, Hu Jintao.

Otro gigante asiático desconocido para España (sólo venden allí 475 empresas) y que también despierta es India, con más de 1.000 millones de potenciales consumidores. 'El 28 y 29 de noviembre intentaremos mejorar las relaciones con un foro de inversiones, organizado por las Cámaras y el Icex', recalca Carmona.