Vivienda

Los agujeros negros de las estadísticas inmobiliarias

Viviendas visadas, iniciadas, terminadas, precios, transacciones, hipotecas, demanda de crédito, y hasta número de pisos vendidos al mes o visitas realizadas a la caseta de obra.

No se puede afirmar que no exista suficiente información relativa a la actividad inmobiliaria. Es más, quizás se esté llegando al extremo opuesto, aquél en el que hay tal cantidad de índices, estadísticas, o encuestas que la opinión pública no sabe cuál es más exhaustivo o si todos son rigurosos.

æpermil;sta es la conclusión a la que ha llegado el equipo dirigido por la ministra María Antonia Trujillo, que ha decidido crear una comisión de expertos encargada de analizar si todos estos datos son fiables y, si lo son, por qué plantean algunas dudas y caen en aparentes contradicciones.

La ministra crea una comisión para estudiar los posibles fallos de cada índice

Quizás una de las más llamativas es la que ha generado la nueva estadística de transacciones inmobiliarias elaborada por el Ministerio con los datos suministrados por los notarios. El estudio concluye que durante 2004 se formalizaron un total de 848.390 operaciones de compraventa de casas, de las que 295.242 fueron inmuebles nuevos y el resto usados. Si desde 2001 el ritmo de construcción de vivienda no ha bajado de las 600.000 unidades anuales, ¿cómo es posible que tres años más tarde sólo estén registradas ante notario menos de la mitad?

Nadie, por el momento, ha sabido contestar con certeza a esa pregunta.

Además, la estadística de hipotecas que efectúa el INE dio para 2004 un volumen global de 1.108.235. Si en las transacciones de notarios están recogidas todas las operaciones, tanto las que llevan implícito un préstamo, como las que no, ¿no debería haber sido la cifra de los notarios superior a la del INE?

Otro agujero estadístico aparente es la exclusión de los pisos que valen más de un millón de euros de la estadística de precios del Ministerio. En algunos barrios de las grandes capitales abundan los inmuebles con precio superior al millón de euros y con encarecimientos medios aún superiores al 13% cada vez habrá más pisos fuera del cálculo oficial.

Además, la estadística oficial no incluye los datos que antes suministraba Sociedad de Tasación, una de las dos grandes empresas del sector, al Ministerio de Fomento, por no estar adscrita a la patronal Atasa. El responsable de Estadística de Vivienda, Félix Alonso, está intentando que se sume al convenio firmado con tasadores, notarios y registradores; y hacer así más representativa la muestra.

Es muy significativo que el Banco de España tenga en su web una síntesis de indicadores relativos al mercado de la vivienda en la que aún no incluye los precios de la nueva estadística. La entidad que dirige Jaime Caruana dijo en agosto que, pese a los datos del ministerio, la información de que disponía el banco apostaba por la continuidad del boom y no por el inicio de la desaceleración.

Según fuentes conocedoras del proyecto de Trujillo, 'más que una sola estadística, de lo que se trata es de cerciorarnos y coordinar la información que se obtiene de todas las actuales'. El objetivo último: 'no crear dudas ni llegar a conclusiones dispares'.

El INE no publicará sus cifras hasta 2007

En paralelo a los nuevos cometidos que tiene por delante el responsable de Estadística del Ministerio, Félix Alonso, en el Instituto Nacional de Estadística (INE), lugar de donde procede, siguen los trabajos para elaborar un índice de precios de la vivienda que se ajuste a los criterios impuestos por Eurostat.

La Oficina de Estadísticas europea quiere poder disponer de un IPC inmobiliario homogéneo para todos los países de la Unión, que permita comparar a un mercado con otro sin incurrir en error, algo hasta ahora prácticamente imposible, como reconoce el Banco Central Europeo.

Los trabajos en el INE van a buen ritmo, pero también aseguran que establecer una metodología común y tratar de lograr un precio de las casas que no tenga en cuenta el coste del suelo son las dos dificultades fundamentales con las que se están encontrando.

Pese a todo, el calendario se mantiene y los técnicos del INE esperan poder iniciar la publicación de las primeras estadísticas a lo largo de 2007.