Alfonso García-Pozuelo

'Ahora nos están llegando más ofertas de fusión'

Nacido en Murcia, este ingeniero de Caminos de 60 años es propietario de una de las principales constructoras medianas del país. No descarta fusiones con un rival similar y cree que la gestión en las empresas familiares hay que dejársela al profesional

Con cincuenta años de vida, Constructora Hispánica pone los cimientos para ganar peso en el sector. En obra civil, llegan donde también lo hacen las grandes y como ejemplo están las obras de AVE, del aeropuerto de Barajas, autopistas y la reciente adjudicación del hospital de Aranjuez, uno de los ocho que ha sacado a concurso Esperanza Aguirre. La competencia aprieta pero 'mantendremos la cuota', dice el presidente de la empresa, Alfonso García-Pozuelo, quien busca mayor profesionalización de la empresa. Para ello confía en su vicepresidente, Pedro Escudero, que lleva el peso de la gestión. El futuro se abre con más negocios en concesiones, diversificación y también sin descartar fusiones.

Con la brecha que hay entre grandes constructoras y medianas con fuerte cuota local, ¿es más fácil aliarse a ellas que competir con ellas?

La competencia es fuerte pero tenemos que seguir conviviendo con ella porque nos va la vida en ello. La cuota de las grandes es amplia y son pocas. Pero el hueco que nos hemos hecho con una cuota regional lo vamos a seguir manteniendo. Aunque en algunos casos haya que hacer alianzas. Y hay que diversificarse; nosotros estamos entrando en las concesiones, en hospitales, en negocios de ocio y deporte. En el exterior, estamos en Latinoamérica, Turquía y Polonia. Las empresas medianas tenemos que pelear. Ya participamos en las grandes obras, con una cuota cercana al 25%.

¿Se sienten discriminados por las Administraciones por primar a veces a las grandes?

No. Pero ellas tienen más capacidad de gestión.

¿Se ha superado el parón de las obras del Ministerio de Fomento?

Totalmente. En este momento, está licitando mucho y a buen ritmo tanto en ferrocarriles como en carreteras y ha presentado un presupuesto espectacular, sobre todo en conservación de carreteras que pasa de 650 a 900 millones. Es un cambio de criterio. Nosotros ya estamos en esa actividad y estamos tranquilos porque habrá negocio para todos. Habrá, además, un efecto cascada en el resto de Administraciones.

Uno de los nuevos negocios crecientes es la gestión privada de hospitales. ¿Qué recorrido le ve?

Fue una satisfacción lograr el de Aranjuez y tenemos bastantes esperanzas en el de Valdemoro es el único de los hospitales madrileños en proyecto de gestión totalmente privada. También estamos atentos al hospital de Burgos.

Ahora parecen renacer las autopistas de peaje en sombra la Administración paga un canon según el uso de la vía, ¿son tan rentables como parece?

Van saliendo con cuentagotas. Pero ahora las Administraciones han afinado mucho el peaje en sombra, escalonan las tarifas y tienes un tope de ingresos cuando llegas a un determinado tráfico. Pasado un tercio de los años de la concesión llegas a unos ingresos limitados.

Todas las constructoras diversifican, ¿qué peso del negocio deben tener las concesiones en Hispánica?

En concesiones, debemos para llegar a un peso del 20%.

¿Qué previsiones de crecimiento hay este año?

Esperamos crecer un 20% y llegar a 350 millones. En beneficio bruto llegaremos a los 14 millones. Ahora tenemos una cartera de obras pendientes de 700 millones.

La colaboración recurrente con la competidora Sando, algo mayor, ¿puede acabar en fusión?

No nos lo hemos planteado porque somos dos empresas familiares y nos cuesta mucho trabajo perder el control de la empresa. No nos lo planteamos con Sando ni con nadie.

¿No han llegado propuestas a vuestra mesa?

Sí y más en los últimos tiempos. Antes eran más propuestas de compra las que nos llegaban y ahora son más de fusión. Y son ofertas para fusionarnos entre iguales. El problema que se plantea es la profesionalización de la gestión. Hay que irla desvinculando de la familia, es inevitable y hay que profesionalizarla. La figura del patrono familiar es una traba importante para la profesionalización. Yo quiero separarme de la gestión del día a día de la empresa. Si alguna empresa toma esa misma decisión y se profesionaliza, por nuestra parte no hay problema en hablar de fusión o adquisición. La venta no la contemplo.

Bajas 'espectaculares' en las obras de Fomento

Las pujas excesivas a la baja en las obras por las que compiten las constructoras se presentan como un problema cíclico. El presidente y el vicepresidente de Hispánica, Alfonso García-Pozuelo y Pedro Escudero, creen que 'ahora estamos en un ciclo de bajas muy fuertes y en un escenario de precios crecientes del petróleo y del acero', por ello 'la esperanza de que esas obras mejoren en precios no existe'. Aunque dejan claro que el ganador de la obra debe cumplir el contrato por mucha baja que haya hecho sobre el precio presupuestado. En las obras que saca a concurso el Ministerio de Fomento se ven más bajas vertiginosas, aunque es algo 'circunstancial'. 'Nosotros estamos aplicando una política conservadora y no estamos entrando al juego de las grandes bajas en las obras de Fomento, que son espectaculares'. Confían en que el propio sector lo corrija, aunque es difícil.