Ferroviario

ACS logra una licencia para transporte de mercancías

Renfe tendrá que medirse con ACS en transporte de mercancías. Continental Rail, filial del primer grupo de construcción y servicios, ha logrado la segunda licencia para operar en este mercado, que el Gobierno liberalizó este año. ACS entra así en un negocio que mueve 300 millones al año y tiene fuertes expectativas de crecimiento.

Nace una nueva empresa ferroviaria. Continental Rail calienta ya motores con vistas a iniciarse en un negocio que se abre por primera vez en España ya que el Ministerio de Fomento le acaba de otorgar una licencia de transporte ferroviario para mercancías, según fuentes conocedoras de la concesión. Esto le abre la puerta a un medio de transporte ahora infrautilizado por las empresas para transportar mercancías y, por ello, con alto potencial de desarrollo.

La filial que creó ACS en 2000 con la idea de romper el monopolio de Renfe está formada a partes iguales de Vías y Construcciones (especializada en obras ferroviarias) y Continental Auto (transporte de viajeros por carretera). Con la licencia cumple con uno de los objetivos estratégicos que se había marcado el grupo cuando el Gobierno aprobó la Ley del Sector Ferroviario que liberalizaba este negocio.

Se trata de la segunda licencia que el ministerio ha concedido a una empresa privada, tras otorgársela a la constructora catalana Comsa hace tres semanas (además de la licencia nominal a Renfe Operadora).

Las operadoras tienen que esperar a que Fomento cierre la regulación del nuevo sector

Sin embargo, Continental Rail tendrá que esperar para comenzar su actividad. Aún faltan dos órdenes ministeriales que regulen el personal de las nuevas operadoras y el material rodante sin las cuales no puede presentar el plan necesario para obtener el certificado de seguridad, requisito imprescindible.

Esto puede demorar la entrada en actividad quizá en medio año, aunque este trámite lo sufren todos los nuevos competidores en este negocio. Comsa es el único de momento. Pero también están a la espera de recibir licencia Transfesa y también lo ha pedido FCC para su filial Detrén.

Si bien, Continental Rail ya tiene preparado su dispositivo para operar. A primeros de noviembre recibirá las dos primeras locomotoras de ancho ibérico para poder hacerlo. Similares a las que Renfe ha puesto en servicio para el transporte por mercancías, son de factoría española: las ha construido el fabricante alemán Vossloh en la fábrica de Valencia especializada en locomotoras autónomas que compró a su rival Alstom.

Para acreditar su experiencia, Continental Rail ha presentado a Fomento sus activos: el personal de conducción y 22 locomotoras diesel-eléctricas que ha utilizado para trabajos de tracción en el transporte de los materiales de construcción de las líneas de alta velocidad de Madrid-Francia y Córdoba-Málaga licitadas por el Adif, la autoridad en infraestructuras.

La tesis para explicar el potencial del transporte ferroviario se sustenta en la bajísima cuota que tiene este medio de transporte en el total del negocio de mercancías, apenas un 3% en comparación con el 10% en Alemania y el aproximadamente 6% en el Reino Unido.

En los últimos años, además, ha ido perdiendo terreno frente a los transportes por carretera, hoy al borde del colapso, amén de las huelgas que afronta el sector. Ante este escenario, 'ofrecer un buen servicio' va a ser la clave para hacerse un nombre en el mercado, según fuentes del sector.

Aunque entrar en el negocio requiere una fuerte inversión en material rodante y plantilla, los nuevos competidores de Renfe están dispuestos a ganar cuota desde el primer día de funcionamiento. Y los precios también van a ser una de las herramientas fundamentales.

Siguiente objetivo: los viajeros

Aún está lejos pero no por ello ACS deja de planteárselo como objetivo. La liberalización del transporte de viajeros es el siguiente gran hito en este mercado, tras la apertura en el ámbito de las mercancías. Pero el calendario que maneja el sector apunta que no se producirá antes de 2010. De cara a esta nueva ruptura del monopolio de Renfe, la empresa de la que es consejero delegado José Rodríguez Pereira cuenta además con la experiencia de Continental Auto en la gestión de transporte de viajeros, aunque en su caso por carretera. Es un segundo paso que aún requerirá su tiempo ya que depende de la decisión del Gobierno. Aunque el Ministerio de Fomento ya ha dejado clara su fuerte apuesta por el medio ferroviario en su Plan Estratégico de Infraestructuras y Transporte (PEIT) con el que ha diseñado las inversiones hasta el año 2020. De los 249.000 millones previstos en este ambicioso plan de mejora, más del 40% se destinarán a infraestructuras ferroviarias, básicamente a ampliar la red de alta velocidad y mejorar la existente. El transporte de mercancías es uno de los sectores que el departamento de Magdalena Álvarez quiere potenciar.