Finanzas

La banca se vuelca en créditos rápidos para prevenir la caída del negocio hipotecario

Los bancos y cajas han descubierto un nuevo filón de negocio en la financiación al consumo. La esperada desaceleración en el crecimiento de hipotecas ha llevado a las principales entidades financieras a entrar de lleno en la comercialización de los créditos rápidos y de baja cuantía para compensar la previsible caída de los ingresos en financiación de vivienda.

Los créditos rápidos ya han dejado de ser terreno exclusivo de la banca extranjera. Las expectativas de una desaceleración en el ritmo de concesión de hipotecas, hasta ahora una de las principales fuentes de ingresos de la banca, ha animado a las entidades españolas a buscar nuevas fórmulas de crecimiento y a ampliar sus ofertas en préstamos.

Mientras que algunas entidades, como el Santander o Caja Madrid, han optado por comercializar estos productos a través de sus filiales de financiación al consumo, otras se decantan por la banca telefónica o internet.

El Santander fue uno de los primeros en entrar de lleno en esta batalla con el lanzamiento de Creditágil, un préstamo a un tipo de interés del 21% para importes inferiores a 4.000 euros. Con este producto, el Santander empieza a competir directamente con Banco Cetelem, del grupo francés BNP Paribas, o grandes superficies como El Corte Inglés, líderes en este mercado.

También Caja Madrid puso en marcha este verano Fracciona, una sociedad participada en un 51% por la caja y en un 49% por la aseguradora Mapfre. El objetivo de este proyecto, que se encuentra todavía en fase de despegue, es ganar cuota en créditos en comercios y tarjetas.

El repentino interés de la banca por los préstamos rápidos responde además a las buenas previsiones sobre este negocio. En 2004, el crédito al consumo repuntó en España un 12%, frente al 3,3% de incremento que registró en el ejercicio anterior, según los datos del Banco de España.

Y los pronósticos para los próximos años son bastante alentadores. Se espera que 2005 se cierre con un crecimiento próximo al 11% y que en 2006 aumente un 10,1%.

'Queríamos atacar este nicho de mercado en el que no estábamos de una manera activa', explica José de la Torre, responsable de productos de financiación del BBVA. El Crédito Fácil del BBVA está sujeto a un interés medio del 15% y es para un máximo de 5.000 euros.

De la Torre explica que este tipo de productos está diseñado para clientes y no clientes de la entidad. A estos últimos, entre los que figuran el emergente colectivo de inmigrantes, se les brinda la posibilidad de tener acceso a un préstamo con menos requisitos.

Préstamos preautorizados

En esta carrera por hacerse un hueco en el mercado de créditos rápidos, otras entidades como Sabadell, Banesto o Bankinter, han elegido fórmulas más moderadas. Son los créditos preautorizados, que estos bancos ofrecen a sus propios clientes a través del móvil o internet, después de un estudio detallado del riesgo.

Banesto, que acaba de crear una unidad de consumo, ha lanzado recientemente Dinero Mas, un crédito con una cuota mensual de 30 euros por cada 1.000 euros de préstamo y para importes inferiores a 5.000 euros.

'En un entorno de tipos de interés más elevados, las hipotecas ya no van a ser el motor de crecimiento', reconoce María del Mar Ruiz, responsable de consumo de Banesto. Pero añade que el principal propósito es 'adaptarse a las necesidades de los clientes' y contar con una oferta lo suficientemente flexible.

'El Préstamo Mas 123 permite cambiar la cuota, aplazarla o elegir el número de cuotas que se quiere pagar', explica María del Mar Ruiz.

Bankinter también ha incluido entre las posibilidades que ofrece a sus clientes una gama de créditos que se conceden en el acto, de entre 3.000 y 18.000 euros y un interés entre el 5,3% y el 7,4%.

Las filiales por internet han sido los vehículos elegidos por La Caixa y el Banco Popular para competir en el mercado de préstamos instantáneos. El Préstamo Abono Inmediato de La Caixa concede entre 1.000 y 6.000 euros a un tipo fijo del 11,5%.

El Popular, con Optiline, pone a disposición un crédito al consumo a un interés del 18%. Según la propia entidad, su intención es 'competir y pugnar por ser una de las marcas punteras' en este segmento.

Para el Banco Sabadell, la financiación al consumo también ha pasado a ser una de sus prioridades. En los préstamos inferiores a 6.000 euros, que la entidad otorga a sus clientes, el tiempo de respuesta es de menos de dos horas.

BANESTO SE REFUERZA

La entidad ha reforzado su oferta con un préstamo para importes inferiores a 5.000 euros. El tipo de interés medio de este nuevo producto es del 13%, con un plazo máximo de devolución de 40 meses. Banesto acaba de crear una unidad de consumo.