Vivienda

Las ayudas del alquiler para inquilinos crecen un 20% en 2006

El Ministerio de Vivienda concederá ayudas al alquiler de una vivienda a 6.000 inquilinos en 2006, lo que supone un incremento del 20% respecto al actual ejercicio, y a 2.500 propietarios que tengan en arrendamiento una casa el próximo año, lo que supone quintuplicar las previstas para 2005.

Así lo puso hoy de manifiesto el director general de Arquitectura y Política de Vivienda, Rafael Pacheco, tras comparecer en la Comisión de Vivienda y Fomento en el Congreso de los Diputados, quien explicó que ambos tipos de ayudas se ajustan a la "realidad" del mercado del alquiler español.

El Gobierno ha destinado ayudas para 7.000 inquilinos en 2004, cifra inferior a los 5.000 y 6.000 beneficiados presupuestados por el Departamento que dirige María Antonia Trujillo de cara a 2005 y 2006. En este sentido, Pacheco ha atribuido este descenso al desajuste experimentado en el ejercicio 2004, ya que se cerró en junio de 2005 ante la trasposición tardía de las comunidades autónomas de estas subvenciones a la legislación autonómica.

Así, explicó que cerca de 500 propietarios y 7.000 inquilinos se beneficiarán este año de las ayudas al alquiler, cifras inferiores a las de 2004 en términos reales, pero mayores si se tiene en cuenta que van destinadas a un periodo más corto como es el caso de junio-diciembre de este año.

De esta manera, Pacheco indicó que 41.700 inquilinos y 11.000 propietarios se beneficiarán de las ayudas para el periodo 2005-2008, aunque precisó que las partidas irán creciendo cada año, con el fin de que se ajusten a la realidad del mercado del alquiler.

Sociedad pública del alquiler

Además de las ayudas destinadas al inquilino y propietario de una vivienda del alquiler, el Ministerio de Vivienda cuenta con otros instrumentos para agilizar este mercado como es la Sociedad Pública del Alquiler (SPA), según explicó la subsecretaria de Vivienda, Mercedes del Palacio.

Del Palacio ha destacado la buena evolución de la SPA, al contar con 2.000 viviendas, cifra a la que hay que sumar los pisos de patrimonio público. En este sentido, indicó que entran a la bolsa una media diaria de entre 35 y 40 viviendas, por lo que, a su juicio, los propietarios confían en las garantías que les ofrece la sociedad.

Ante este panorama, la SPA espera ingresar 18,2 millones de euros en 2006 y registrar unas pérdidas de 6,8 millones de euros. Asimismo, indicó que los gastos de explotación superarán los 25 millones de euros, de los que 16,5 millones de euros se destinarán a devengar las cuotas de los propietarios, 2,56 millones de euros a los agentes de intermediación inmobiliaria y 1,1 millones de euros a los gastos de los seguros.

No obstante, Del Palacio confió en que se equilibren las cuentas a finales de 2007 cuando se empiece a casar la oferta con la demanda, y estimó que las pérdidas previstas serán menores, ya que los gastos de algunas partidas son inferiores, como es el caso de la publicidad, un 85% menos de los presupuestado, el coste de la póliza, un 35% y el gasto de plantilla, un 34%.

No invade las competencias de las CC. AA

En este sentido, el presidente de la SPA, Javier Rodríguez Mañas, señaló que los ingresos procedentes de la gestión que la sociedad realiza a los propietarios de las casas sufragarán los gastos, por lo que la SPA se autofinanciará. Asimismo, descartó la posibilidad de que la sociedad invada las competencias autonómicas, y añadió que muchos gobiernos regionales han mostrado su intención de colaborar.

En concreto, precisó que ya se ha rubricado una acuerdo con Cantabria, mientras que Asturias, Cataluña, Galicia, Ceuta y Melilla, Canarias, Andalucía, el Ayuntamiento de Madrid y la Comunidad Valenciana han expresado su deseo de firmar un convenio de colaboración con la la sociedad.

De esta manera, Rodríguez Mañas respondía a las declaraciones del diputado del PP, Pablo Matos, en las que acusaba a la SPA de invadir las competencias de las comunidades autónomas. Igualmente, el portavoz popular pidió a la subsecretaria de Vivienda una explicación del incremento del gasto de funcionamiento del Ministerio de Vivienda, un Departamento, a su juicio, que tiene las competencias transferidas, por lo que los gastos deberían ser menores.