CincoSentidos

El soltero es un buen negocio

Marta tiene 37 años. Trabaja en una productora de dibujos animados y no tiene pareja ni hijos. Su sueldo anual es de 37.000 euros brutos y hace tres años compró un piso de 55 metros cuadrados por el que paga una cantidad que le permite vivir con mucha holgura. Marta es uno de los seis millones de españoles que, según los datos del último censo, no comparte su vida con nadie. Son personas solteras, separadas, divorciadas o viudas y la mitad, tres millones, tienen entre 30 y 45 años. En inglés se les conoce como singles, pero su denominación en castellano es más complicada por la connotación negativa que tienen soltero o solo, y las empresas que los quieren como clientes intentan que se generalice el término impares.

En los dos últimos años han surgido en España varias decenas de empresas dispuestas a ofrecer servicios específicos a este colectivo. Viajan un 38% más que la media, suponen el 40% del consumo de alimentos del país y gastan una media mensual de 500 euros con tarjeta de crédito. Navegan por internet mucho más que la media, compran más y mejor ropa, son asiduos de cines, teatros y amantes de cualquier aparato nacido de las nuevas tecnologías.

La clausura ayer en Barcelona de Salón Singles, primer certamen para personas solteras que se ha celebrado en España, es la confirmación del auge del sector. En el salón, celebrado en el recinto de la Fira, han estado presentes 65 empresas, la mayoría nacida en los últimos años y algunas que han hecho su presentación en el salón. Entre ellas se podía encontrar desde agencias matrimoniales y empresas de relaciones a través de Internet, a clubes de ocio que organizan encuentros o agencias de viajes específicas para solteros. Pero también han asistidos firmas menos esperadas como una de servicios legales (idónea en casos de separación), otra que comercializa lofts (la vivienda ideal para una sola persona), varias salas para aprender bailes de salón a las que no se necesita acudir con pareja o una que organiza salidas en bicicleta.

Isabel Sánchez, fundadora y directora general de Gente Sin Par, creó su empresa hace un año, para organizar actividades de ocio y culturales para gente sin pareja a través de un portal de internet con el mismo nombre. Hoy, Gente Sin Par, que acaba de abrir oficina en Barcelona, tiene una plantilla de 12 trabajadores entre Madrid y la capital catalana, y más de 200 socios que pagan una cuota anual de 80 euros. 'No es necesario estar asociado para participar en nuestras actividades, que se pagan cada una independientemente, pero los socios tienen acceso a un descuento en los actos, en las compras a empresas asociadas y a un chat privado con los socios del club'. Sánchez asegura que quedan muchos campos por cubrir en este sector y vaticina que en los próximos años asistiremos a la aparición de productos específicos concretos para solteros, 'como una hipoteca para separados que se compran una segunda casa' o raciones de alimentos para una persona sola.

Single Ocio es otra de las empresas que ha asistido al salón. Es una agencia de viajes específica para personas que viajan solas o con hijos, que lleva funcionando desde principios de septiembre y que empezará a publicitarse en las próximas semanas. Todas las propuestas las realiza a través de Halcón Viajes y uno de los que propone tiene como destino Disneyland París.

El mercado parece así recién descubierto en España, pero una previsión de la empresa Parship, dedicada a las relaciones personales por Internet y presente en nueve países europeos, cita un estudio de la consultora Jupiter Research que asegura que los solteros de Europa gastarán a lo largo de este año 160 millones en la búsqueda de pareja.

Salones para los que viven en singular

Celiberté, el salón para solteros que se celebra en París y que lleva ya tres ediciones, era hasta este año el único certamen de este tipo en toda Europa, según explica Laura Racioppi, directora del Salón Singles que clausuró ayer su primera edición en Barcelona.

A París y Barcelona se unirá en el mes de noviembre otro evento específico para solteros en Madrid. Ind Life, que así se llama, empleará el lema el arte de vivir independiente para atraer a las personas sin pareja a un encuentro en la Casa de Campo del 18 al 20 de noviembre.

El nacimiento de estos salones parece avalar la tesis de Racioppi, que asegura que ya 'no está mal visto socialmente' no tener pareja, y que hay mucha gente que vive así 'por voluntad propia', 'para dar preferencia a su carrera profesional, porque no quieren ataduras o por disfrutar de un determinado estilo de vida'. Además, las cifras juegan a favor del sector, 'cuatro de cada diez parejas acaban divorciándose'. Racioppi empezó a darle vueltas a la idea de crear el salón hace tres años, después de su separación, 'me di cuenta que ya no encajaba en el que hasta entonces había sido mi mundo, que tenía otros intereses sociales y pensé que había que reivindicarlos'.

Marc Sorli, director de marketing del salón barcelonés, explica con una visión más empresarial: 'Primero fue el turno del mercado homosexual, después fue el de los metrosexuales y ahora ha llegado el momento de las personas sin pareja'.