Los efectos del boom

Hacienda revisará el valor de un millón y medio de fincas urbanas

La Dirección General del Catastro, dependiente del Ministerio de Hacienda, tiene previsto revisar y notificar en 2006 el valor catastral de un millón de unidades urbanas, en función de los precios del mercado. Al resto sólo se le aplicará la inflación prevista (2%).

La intención del Catastro es proseguir con la actualización (puesta al día) de los valores mobiliarios de forma que todas las unidades del país se hayan revisado al menos una vez en un plazo máximo de diez años.

También tramitará otras actuaciones como 310.000 expedientes de alteraciones de datos físicos y económicos de las fincas, gran parte de ellos a petición de los contribuyentes, lo que supone un tercio más de lo presupuestado para este año.

La revisión de los valores catastrales se realizará como en años anteriores, repartiéndose por todo el territorio nacional. Actualmente 5.651 de los 7.587 municipios existentes cuentan con valoraciones realizadas antes de 1995. Sólo 1.004 municipios tienen actualizados sus valores desde el año 2001. El catastro se toma como base o referencia para cuatro impuestos estatales y autonómicos (IRPF, patrimonio, transmisiones patrimoniales y sucesiones y donaciones) además de los impuestos locales sobre bienes inmuebles (IBI) y sobre incremento del valor de los terrenos.

Aunque desde el Ministerio de Hacienda se insiste en que una revisión del catastro no tiene por qué implicar una subida de impuestos, lo cierto es que, en la mayoría de las veces, el contribuyente acaba pagando más dada la revalorización de su vivienda. Hacienda tiene previsto también en 2006 renovar los datos de 2,2 millones de hectáreas, a través del catastro rústico.