5d. Enología

Emina Prestigio 2003, un ribera a buen precio

Emina es posiblemente uno de los proyectos más ambiciosos de Carlos Moro, precursor del Grupo Matarromera (con bodegas en la Ribera del Duero, Matarromera, Emina y Renacimiento; Valdelosfrailes, en Cigales, Vermilión, un ribera comercializado como Vino de la Tierra de Castilla y León, y Terravid, en Chile). La inversión en Emina alcanza los 21 millones de euros, porque junto a la nueva bodega en la que ya se elaboran los vinos de la cosecha 2004 se está levantando un espectacular centro de interpretación del vino (se inaugurará en marzo de 2006), una apuesta por el enoturismo que se completa con una casa de alojamiento rural y un restaurante, ambos en funcionamiento. El complejo se localiza en San Bernardo, muy próximo a Valbuena de Duero (Valladolid).

Para la producción de sus vinos la bodega cuenta con 80 hectáreas de viñedo propio, fundamentalmente de la variedad tinta del país (tempranillo) y algo de cabernet sauvignon y garnacha, cepas que de momento utilizan de forma experimental. El envejecimiento se efectúa en 400 barricas de roble americano y francés, y elaboran exclusivamente tintos de crianza que se caracterizan por una buena relación calidad-precio. Con esta filosofía elaboran tres vinos, todos ellos monovarietales de tinta del país: el Emina con 12 meses de barrica, el Emina Atrio, vino de pago y producción limitada con 16 meses de roble francés, y este Emina Prestigio, actualmente de la añada 2003, envejecido también durante 16 meses en barrica francesa y americana. Picota amoratado, muy cubierto, presenta una nariz intensa marcada por la fruta madura, tonos lácteos, toffe, especias y tostados de la madera. Cálido, ligeramente licoroso en boca, tiene estructura y amplitud; sabroso, con taninos dulces. De final persistente, mejorará en botella. Precio: 13 euros.