Automóvil

Desaparecen las fronteras para establecer concesionarios

El sábado quedó sin vigor la cláusula de deslocalización, que permitía a las marcas de automóviles controlar la apertura de concesionarios y garantizaba estos establecimientos la protección territorial de su zona para la venta de vehículos nuevos. La CE pretende rebajar los precios de los coches e incrementar la competencia.

La entrada en vigor de la cláusula de deslocalización permitirá así que los concesionarios puedan abrir establecimientos adicionales en cualquier lugar de la UE y el fabricante o importador estará obligado a aceptarlo, con la condición de que el distribuidor mantenga abierto el establecimiento principal autorizado inicialmente y cumpla los estándares de calidad establecidos por la marca.

Faconauto, la patronal que engloba a los concesionarios automovilísticos, se mostró el viernes contrario a esta normativa, e insistió en la 'inseguridad jurídica absoluta' que se crea con la prohibición de esta norma. La organización prevé la creación de grandes grupos y una pérdida de calidad del servicio.