Mercados

El Santander se convierte en la primera empresa española por valor en Bolsa

El banco Santander logró ayer, tras meses de acoso y derribo, superar a Telefónica como la primera compañía española por valor en Bolsa. Su evolución bursátil y la absorción de Abbey han permitido el cambio de líder. El banco es, además, el cuarto valor de la zona euro.

La capitalización bursátil ha sido siempre una de las prioridades de Emilio Botín, presidente del Banco Santander. No ha perdido ocasión de señalar en público objetivos como convertirse, en términos de capitalización, en el primer banco de la zona euro, uno de los 10 primeros del mundo o la mayor empresa española. El hecho de que la entidad que preside superase ayer a Telefónica para erigirse en la primera empresa española por valor en Bolsa es algo más que una anécdota contable.

A cierre de ayer el Santander, que cayó el 0,56%, valía 66.858 millones de euros, por 66.632 de la teleco, que cedió el 1,1%. Se pone fin a un periodo de nueve años de dominio, a veces incontestable, de Telefónica. æpermil;sta se puso en cabeza del mercado en 1996 después de que en los años 80 y primeros 90 dominasen la Bolsa las eléctricas, con Endesa como bandera.

El auge de las nuevas tecnologías y la gestión de Juan Villalonga, totalmente volcada en el valor bursátil, provocaron un despegue espectacular. En 1998 Telefónica casi duplicaba a la eléctrica y a cierre de 1999 valía casi cuatro veces más que Endesa y el doble que Santander que, ya con Central Hispano, era el segundo de a bordo.

Telefónica llegó a valer el doble que el banco en plena burbuja tecnológica

Si la etapa de Telefónica, como la de Endesa en su día, ha tocado a su fin y se abre un periodo de dominio de la banca, representada en el Santander, es algo que no se podrá saber hasta dentro de unos meses. De momento, lo cierto es que la entidad financiera ha mostrado el buen comportamiento en Bolsa y la avidez compradora que llevaron a la teleco al liderato. Además de haber subido un 17,2% este año, Santander tomó impulso con la compra de Abbey, realizada vía ampliación de capital y que, por tanto, supuso un aumento en 13.000 millones de euros de la capitalización del banco.

Mientras, Telefónica apenas ha llevado a cabo adquisiciones de calado últimamente y las recompras de acciones decididas por César Alierta, aunque se supone que son neutrales respecto al valor total de la empresa, reducen el número de acciones en circulación cuando se amortizan. Justo al contrario que las ampliaciones liberadas de una por 25 de la era Villalonga, que también eliminó el dividendo.

El comportamiento en Bolsa de estos valores, en todo caso, viene dado por los respectivos sectores. Este año el índice Euro Stoxx de bancos sube el 15,6% y el de telecos baja el 3,9%. Telefónica cae menos que las grandes de Francia, Alemania e Italia.

El Santander es, así, el valor con más peso en el Ibex 35, con un 16,32% a cierre de ayer frente al 16,27% de la teleco. En plena burbuja tecnológica el Grupo Telefónica (con Terra y TPI) pesaba casi el 40% del Ibex. Ahora pondera un 17,75% frente, por ejemplo, el 33,48% de la banca.

La entidad también se convierte en el cuarto valor de la zona euro tras Total, Eni y Sanofi, aunque es el tercero que más pesa en el Euro Stoxx 50 porque Eni no pondera por el 100% del capital. Al incluir valores de Suiza y Reino Unido el Santander cae al puesto duodécimo.

Dos líderes sectoriales en la zona euro

Las empresas españolas son las mayores de la zona euro en los sectores bancario y de telecomunicaciones, dos de los cuatro segmentos con mayor peso en el índice Euro Stoxx 50. Telefónica pesa un 3,53% (el quinto valor por ponderación) y Banco Santander un 3,96% (el tercero). De hecho, el banco ya adelantó a la empresa de comunicaciones en ponderación en este índice el mes de julio, puesto que para el cálculo de dicho indicador Stoxx sólo tiene en cuenta el 90% de las acciones de Telefónica. Se excluyen del cómputo las que están en manos de La Caixa y BBVA, que suman algo menos del 11%.

El crecimiento de las grandes compañías españolas ha permitido que los grandes valores ganen peso en los índice internacionales. A cierre de 2002, por ejemplo, Telefónica era el quinto valor del Euro Stoxx 50, Santander el décimo y BBVA el duodécimo. En 1998 Telefónica no aparecía hasta el puesto 18, BBV -sin Argentaria- hasta el 20 y Santander -sin Central Hispano- no estaba.

Este avance ha sido fruto de las compras y fusiones llevadas a cabo por las grandes empresas, tanto en América Latina como en España o el resto de Europa. El sector energético, que precisamente estos días es protagonista por los procesos de consolidación, está un paso por detrás de los líderes europeos. Repsol vale la tercera parte que Eni y menos de una cuarta de Total. Endesa, por su parte, capitaliza un 44% de Eon, algo más de la mitad de Enel y menos que Suez o RWE.