CincoSentidos

El piloto automático se acerca a la carretera

Informática y tecnología láser toman el control del coche

Potencia, estética, lujo y seguridad han sido las prioridades para el conductor más pudiente desde que salió al mercado el concepto de la gama alta. Y es la última cualidad, la que incide en el máximo control del coche, la que gana más terreno en los últimos tiempos entre las preocupaciones de los fabricantes y gobiernos.

Una vez que tecnologías como la de frenado ABS o la de control de la estabilidad ESP han pasado al equipamiento de serie de decenas de modelos, se indaga en la posibilidad de sustituir al conductor en sus decisiones y maniobras. En el reciente salón del automóvil de Fráncfort, Mercedes ha mostrado un sistema regulador de la velocidad que acciona los frenos si detecta que el coche que viaja delante reduce su velocidad; los reposacabezas activos son comunes en Saab, Opel o Volvo; Citroën y Lancia ofrecen una aplicación, PSM, para medir el espacio de una plaza de aparcamiento; y los neumáticos antipinchazo se han generalizado en los BMW.

Pero aquí no queda la revolución. 'Los avances más significativos llegarán en el campo de la seguridad activa, más concretamente de los sistemas avanzados de asistencia a la conducción', señala Ignasi Ferrer, director de Innovación y Calidad de Applus+ Idiada.

'La seguridad es el elemento que prima en la decisión de nuestros clientes en todo el mundo', aseguran desde BMW Ibérica, 'sin sensación de control no existe el placer de conducir'. El hecho es que el sector se ha lanzado a la conquista de una cima que requiere un gran esfuerzo en investigación: el sistema integrado que evite colisiones, según Ferrer, en el que ya trabaja Idiada.

Marcas como Mercedes, General Motors y BMW prueban avances en la asistencia a la conducción. Los elementos clave son sensores láser que, a modo de radares, vigilan el entorno por donde se circula y son capaces de controlar la distancia a la que se encuentran otros coches, gestionar la velocidad y corregir desviaciones involuntarias.

GM explica que es un software el que analiza la información de la carretera recogida por los sensores y remite las órdenes a motor, frenos, ruedas, etcétera. El programa se complementa con un nuevo concepto de dirección asistida capaz de corregir al piloto.

La alemana Bosch, por su parte, ultima un control de crucero cuyos radares vigilan 200 metros de vía. Dotado de microcámaras y sensores, el coche adecuará su velocidad a la del vehículo precedente hasta que se inicie la maniobra de adelantamiento. Su producción masiva está prevista para el próximo año y ya hay vehículos de gama alta, como el Volkswagen Phaeton, que incorporan este tipo de tecnología. En el caso de la firma alemana se denomina Adaptador del Control de la Velocidad.

'Los futuros costes para el consumidor juegan un papel importante para llegar a la producción de sistemas de seguridad', subraya Hans Demant, vicepresidente de ingeniería de General Motors Europe. Distintos expertos calculan que tecnologías como las citadas encarecen el producto final entre un 10% y un 20%. De hecho, la Unión Europea intenta que el precio no sea una barrera a través de un programa denominado 'Salvar 25.000 vidas'. Entre las medidas que estudia la UE figura que avances como el ESP formen parte del equipamiento de serie de todos los vehículos vendidos en Europa.

Ignasi Ferrer llama la atención sobre la distancia entre la evolución de los cinco grandes mercados -EE UU, Europa, Japón, Australia y Corea del Sur- y el resto del mundo. Y subraya que, en la carrera por la seguridad, el europeo es el más exigente'.

Salvavidas. Elementos activos y pasivos

l Una buena colocación del asiento y, por extensión, del reposacabezas puede prevenir lesiones como el esguince cervical en caso de accidente. El respaldo deberá situarse poco inclinado (a un máximo de 25 grados) y la parte más alta del apoyacabezas tiene que coincidir con la parte superior de la cabeza. Este último elemento, encaminado a minimizar el movimiento tras una colisión, no debe estar a más de cuatro centímetros de distancia. Fabricantes como Mercedes, Saab, Opel, Volvo, etcétera, ya incorporan en muchos de sus modelos reposacabezas conectados a una unidad de control para que, en el momento del accidente, sean colocados de forma automática en el lugar que ofrecen mayor protección.

l Salvar una vida en carretera depende del tiempo de reacción. Para allanar el trabajo de los servicios de emergencia la industria del automóvil y la Comisión Europea pretenden sacar adelante la iniciativa eCall. Su puesta en marcha está prevista en 2009, año en que los coches deberían contar con un sistema de conexión automática que indique a los servicios 112 la posición del vehículo en caso de accidente. La comisaria para la Sociedad de la Información, Viviane Reding, ha llamado la atención de los Estados miembros de la UE para que inviertan en las infraestructuras necesarias.

l El Real Automóvil Club de España (RACE) ha propuesto cambiar las actuales farolas instaladas en la carretera por otras fabricadas en fibra de vidrio. El cambio de material, según la entidad, reduciría la gravedad de los accidentes causados por salidas de la vía. Y es que las nuevas farolas se parten en el momento del choque, mientras las convencionales provocan la deformación del automóvil y lesiones graves a sus ocupantes. El RACE recuerda que esta medida ya se ha tomado en países como Reino Unido, Suecia y Alemania.