æscaron;ltima

Fernando Alonso se proclama campeón del mundo de Fórmula 1

Fernando Alonso consiguió el objetivo que llevaba persiguiendo desde que con tres años su padre le montase en un kart. Ayer, 21 años después, el piloto asturiano se proclamó campeón del mundo de Fórmula 1, el primer español que logra este título y el más joven en toda la historia de la categoría reina del automovilismo. Con 24 años, un mes y 27 días, Alonso ha arrebatado la marca al mítico Emerson Fittipaldi, que en 1972 logró el campeonato con 25 años, ocho meses y 27 días.

La carrera en el circuito de Interlagos (Sao Paolo, Brasil) no tuvo gran historia. En la salida Juan Pablo Montoya adelantó a Alonso, que partía desde la pole. Kimi Raikkonen se situaba tercero hasta la primera parada en boxes, cuando adelantó al asturiano. Y así, con el colombiano primero, el finlandés segundo y el español tercero acabó la carrera. Fue suficiente para que el asturiano se proclamase campeón del mundo y destronara a Michael Schumacher.

Con sólo cinco años en la Fórmula 1, Alonso se ha dedicado a romper marcas. Es el piloto más joven en lograr una pole position, con 21 años, y en ganar un gran premio, con 22. Y en esta temporada, con un dominio espectacular en las primeras carreras, puso los cimientos para el campeonato. El R25 de Renault se mostraba muy competitivo y con el avance de la temporada sólo Raikkonen, con McLaren, se situaba como rival.

Sin embargo, la fiabilidad de Alonso, que ha demostrado ser no sólo rápido sino también inteligente, le permitió alcanzar su objetivo a falta de dos grandes premios. ¿Sucesor de Schumacher? Lo cierto es que Alonso ha abierto una nueva época en la Fórmula 1. Después de los años de hegemonía de Ferrari y del piloto alemán, este año se han sentado las bases a lo que posiblemente sean las carreras del futuro. El asturiano y Raikkonen están llamados a protagonizar grandes duelos en las próximas temporadas. Son la nueva generación.

Pero además, Alonso ha despertado la afición por este deporte en España. Pese a que otros españoles han probado suerte en la categoría -dos de ellos, De la Rosa y Gené, siguen en activo como probadores en McLaren y Ferrari respectivamente- sólo el asturiano ha despertado el interés de los aficionados de forma tan masiva. La muestra es la asistencia multitudinaria al Gran Premio de España en Montmeló, donde el porcentaje entre espectadores españoles y extranjeros se ha invertido a favor de los aficionados locales. Y también las audiencias televisivas. Tele 5 tuvo la vista de hacerse con unos derechos para España que casi nadie quería. Sólo TV3 retransmitía las carreras para Cataluña.

Y Alonso se ha convertido en una figura deportiva de primer orden, que incluso le ha valido el Premio Príncipe de Asturias. Sólo Pau Gasol gana más que el asturiano en el deporte español, con unos ingresos que rondan los 12 millones de euros pero que seguramente se multiplicarán en años próximos. Su popularidad le ha convertido en el soporte publicitario de varias compañías nacionales. Telefónica o Mutua Madrileña han aportado grandes cantidades de dinero para poder lucir sus marcas en el monoplaza. Pero Alonso es además la imagen del juego de Fórmula 1 para la Playstation, por ejemplo, lo que lo convierte en un idolo mundial. Su azaña es un hito en el deporte español que nunca ha destacado en esta especialidad.