Pymes

Las empresas andaluzas de ITV buscan negocio fuera tras rescatar la Junta la concesión del servicio

Las ocho empresas que en Andalucía comparten con la Administración la inspección técnica de vehículos (ITV) buscan negocio fuera de la comunidad tras la decisión de la Junta de rescatar la concesión como alternativa a la total liberalización promovida por el PP.

Las concesiones a 20 años que otorgó la Junta de Andalucía a las empresas privadas de ITV empiezan a vencer el próximo año y el 90% de ellas habrán finalizado en 2007. Andalucía, la única comunidad que dispone de un modelo mixto, ha optado finalmente por no renovar estos contratos y ocuparse en solitario de atender este servicio a través de la empresa pública Veiasa, que se hará cargo de la red privada. El servicio también es público en Asturias y Extremadura.

Es la respuesta de la Junta al decreto de liberalización del sector, que obliga a las comunidades a cambiar las actuales concesiones administrativas, -la mejor garantía de calidad para este servicios público a juicio del Gobierno andaluz-, por simples autorizaciones. Fuentes de la Consejería de Innovación insisten en que el modelo mixto ha funcionado a la perfección en Andalucía, pero que la normativa estatal obliga a elegir entre servicio público en exclusiva o liberalización total.

El sector, que factura 30 millones de euros y copa ahora el 65% de las inspecciones frente al 35% de Veiasa, no cree que el decreto permita esta interpretación y acusa a la Junta de desmantelar la actividad privada 'para garantizar la viabilidad de su empresa pública'. Según explica el presidente de la agrupación y de la mayor de las empresa (Ivesur), Federico Espinosa, además de llevar la decisión a los tribunales han solicitado una entrevista con el consejero de Innovación, Francisco Vallejo, para intentar evitar que se rescate el servicio.

Mientras tanto, las empresas se disponen ya a trasladar sus negocios al resto del país, donde la liberalización abre grandes oportunidades. Ivesur, que factura el 50% del sector privado, abrirá estaciones de ITV en Melilla y Baleares, además de reforzar su actividad internacional. Espinosa asegura que las ocho empresas invertirán fuera de la región 40 millones en dos años.

Veiasa, una de las firmas públicas más rentables

En la decisión de la Junta de rescatar la concesión de las ITV ha pesado la gran infraestructura que atesora la Administración gracias a la red de Veiasa, que dispone de 26 estaciones frente a las 45 de la iniciativa privada, que dentro de poco acabarán también en manos públicas. Ninguna otra comunidad española dispone de estos activos. La empresa pública facturó el pasado año casi 25 millones de euros, un 5% que en el ejercicio anterior. Además, Veiasa es una de las empresas públicas más rentables del Gobierno andaluz, con unos beneficios de más de cinco millones.