CincoSentidos

Diseños sin extravagancias conquistan Gaudí

La unión indisoluble de pasarela y diseños extravagantes toca a su fin en Gaudí. La Barcelona Fashion Week ha presentado una nueva cara de la moda, alejada de diseños excéntricos y prendas de cortes revolucionarios. La mayoría de los cerca de 40 diseñadores que han hecho durante esta semana de la Pasarela Gaudí una plataforma para dar a conocer su interpretación de la primavera y verano del próximo año, apuesta por vestir a hombre y mujeres con ropajes cómodos.

Amaya Arzuaga, cuya colección de hombre pisó por primera vez Gaudí, fue una de las diseñadoras que más expectación causó entre el público. Tomó como referencia una iconografía inspirada en el mundo del rock. Su look básico se compone de americanas en las que el largo se acorta hasta la cinturas. Los pantalones, estrechos, los deja a la altura del tobillo. Para ellas, crea vestidos en blanco y negro para la noche.

Los sevillanos Victorio y Lucchino son fieles a su estilo. Su percepción del hombre urbano pasa por trajes completos con chalecos, corbatas y pañuelos en la solapa. Para ellas, optan por vestidos con volantes en los que abundan las asimetrías y las aberturas laterales.

El arte fue una vez más fuente de inspiración para los fieles a Gaudí. Dolores Cortés presentó su colección de ropa de baño inspirada en los cuadros de Gauguin, aunque también apostó por los estampados de flores y frutas tropicales, símbolos inequívocos del verano. Toni Miró también se inspiró en el arte, aunque del siglo XX. El fotógrafo David Hockney y su serie pictórica Piscinas de los Ángeles le han influido en su colección para el próximo año. Miró ha querido alejarse de su tradicional abanico de colores, en los que predominan los oscuros. Con colores turquesas y verdes muestra su nueva cara.

El salón, que se clausura hoy, ha logrado subir este año nuevas caras famosas sobre la pasarela. La modelo Daniella Cicarelli, ex esposa del jugador de fútbol del Real Madrid Ronaldo, fue la encargada de lucir los diseños de Dolores Cortes. No fue la única modelo de renombre que ha desfilado en Barcelona. Gisele Bundchen, la novia de Leonardo Di Caprio, lo hizo para la firma brasileña Colcci. Pero fue quizás la cantante Paulina Rubio la que despertó mayor expectación. La mexicana desfiló para Totón Comella, la creadora de la firma TCN. La colección de Comella se caracterizó por biquinis mínimos con volantes y pequeños detalles en los ribetes. Sus vestidos, cortos, siempre aparecen complementados con chaquetillas cortas.

Lydia Delgado, en cambio, ha tomado como referencia el cine de los 50. Su influencia se deja sentir en las faldas, ceñidas hasta la cadera y en los trajes, con pantalón pitillo y chaqueta cruzada. Opta por detalles como apliques de tul, lazos, diminutos volantes o lentejuelas de tela.

Según los datos de los organizadores, unas 35.000 personas habrán asistido a los desfiles cuando cierre sus puertas. La próxima cita con la moda en Barcelona tienda lugar en febrero.