Internet

La imaginación de los estafadores florece tras Katrina

Hace una semana, las autoridades de Estados Unidos empezaron a identificar a estafadores que buscan enriquecerse a costa de quienes desean ayudar a las víctimas del huracán Katrina. En su mayor parte han recurrido a Internet para llevar a cabo sus delitos. El FBI calcula que de los cerca de 800 sitios que ya ha investigado un 60% son falsos y pueden esconder algún tipo de estafa.

Mientras millones de personas sufren los estragos del huracán Katrina y muchos más buscan maneras de ayudarlos, algunos estafadores agudizan su ingenio para tratar de interponerse entre ambos grupos y obtener suculentas ganancias. Según datos del FBI, el número de páginas que informan o recaban información y dinero para los damnificados por el Katrina superaba la tarde del jueves las 2.300, el doble que dos días antes.

Dan Larkin, jefe del Centro de Delitos por Internet de esta agencia federal, afirma que el número de páginas fraudulentas surgidas en torno al desastre del huracán es ya muy superior al detectado el año pasado año tras el maremoto asiático.

El sitio de Internet de protección al consumidor ScamBusters.org, recoge ocho tipos de estafas o páginas cibernéticas con mensajes fraudulentos. El más peligroso de ellos se encuentra en los sitios que han surgido con nombres como katrinahelp.com y katrinadonations.com, que lejos de recaudar dinero para las víctimas de la tormenta se dedican a pedir donaciones que iban directamente al bolsillo del estafador. Estos sitios también solicitan información que más tarde puede ser utilizada para otras estafas, como el robo de identidad y el acceso a cuentas bancarias y de tarjetas de crédito.

El segundo delito detectado es el envío de virus informáticos a través de correos electrónicos que supuestamente contienen fotos de la zona del desastre. Estos virus son utilizados en muchos casos para obtener acceso al ordenador del usuario afectado y robarle información sensible.

Un tercer tipo de estafa es la llamada "variación de la comisión nigeriana" que consiste en un correo electrónico en que alguien asegura tener grandes cantidades de dinero retenidas en un banco extranjero y que necesita el pago de una pequeña comisión para poder llevar a cabo el trámite de retirar los fondos. A aquel que acepte la oferta se le promete recibir un porcentaje importante de una cifra astronómica. En este caso, la variación consiste en que el que pide ayuda dice querer retirar el dinero para poder auxiliar a las víctimas del huracán.

Otra estafa es la que promete suculentas ganancias en bolsa a quienes inviertan en algunas acciones con muy bajo precio (de algunos pocos centavos de dólar) que al cabo de pocos días, y en vista de las consecuencias del huracán, duplicarán su valor. Y un quinto caso es el de mensajes de correo que en las primeras líneas entregan información verídica sobre el huracán pero que al poco tiempo dirigen el navegador de Internet a un sitio donde se vende cualquier otro tipo de producto.

Los expertos llaman a ser muy cautelosos a la hora de donar dinero por Internet y de asegurarse antes de entregar cualquier tipo de información de que se trata de una web legítima. Asimismo, piden que nunca se responda a un mensaje electrónico que solicite dinero, pues casi en un cien por cien de los casos se trata siempre de una estafa.