Cooperativas

Fedeoliva diseñará un plan de viabilidad tras refinanciar sus deudas

Las 15 principales cooperativas de la jiennense Fedeoliva, que han acumulado 40 millones de euros en deudas por vender aceite en EE UU por debajo de coste, confían en escapar del embargo y poner en marcha un plan de viabilidad tras el principio de acuerdo logrado con la banca para refinanciar el agujero económico. El acuerdo alcanzado entre Unicaja, Caja Rural y Banesto se firmará según lo previsto a finales de mes, lo que permitirá a Fedeoliva operar en esta próxima campaña, según las estimaciones del actual presidente, Francisco Montijano.

A falta de que se cierren los últimos flecos, se establece el pago de las anualidades de la deuda en diez años prorrogables a 30. Los importes mínimos anuales que los bancos percibirían se han establecido en 1,5 millones si la cosecha 'es buena', mientras que si la cosecha no proporciona buenos resultados se ingresarían 900.000 euros.

La crisis estalló en mayo de este año después de que Fedeoliva, a través de la marca Tosca, lograra colocarse en sólo tres años como la cuarta firma de aceite más vendida en EE UU. La deuda se acumuló porque la filial de la cooperativa en el país norteamericano comercializó el aceite a un precio muy inferior al que se facturaba a las cooperativas de Jaén.

Tras el bloqueo bancario de las cuentas, Fedeoliva se vio obligada a decretar el cierre de la envasadora de esta cooperativa de segundo grado y el consejo rector dimitió tras querellarse contra los primeros gestores de la empresa. Varias cooperativas también han interpuesto denuncias y muchos agricultores integrantes de Fedeoliva han decidido abandonar y llevar sus aceitunas a otras cooperativas ante el temor de no poder cobrar sus cosechas.

Fedeoliva, creada en 1989, es una de las mayores cooperativas del sector oleícola con más de 87 asociadas y cerca de 7.000 agricultores. La producción se eleva a 25 millones de litros de aceite al año.