Distribución

Leclerc opta en España por las medianas superficies

La cadena de distribución francesa Leclerc ha cambiado su estrategia para el mercado español. Abrirá ahora superficies medianas, en lugar de establecimientos de más de 4.000 metros cuadrados, para adaptarse a las nuevas circunstancias del mercado, donde la actual normativa es más restrictiva con las grandes superficies.

La cadena tiene previsto abrir cinco nuevos establecimientos propios en los próximos tres años, según confirmó a Cinco Días el secretario general de la firma en España, Luis Urtiaga. Cuatro de estos centros serán medianas superficies, de alrededor de 2.000 metros cuadrados de sala de ventas, mientras que el quinto dispondrá de una superficie de 4.800 metros cuadrados.

Las primeras aperturas tendrán lugar en Vitoria (Álava) y Trujillo (Cáceres). En estos proyectos la empresa dispone ya de las preceptivas licencias. El centro comercial de Vitoria se ubicará en el barrio de Zabalgana, una de las principales áreas de expansión de la capital alavesa.

Urtiaga no quiso especificar las ubicaciones de los otros centros hasta no resolver todas las gestiones administrativas.

E.Leclerc entró en España en 1992 con la apertura de un centro comercial en Pamplona, de 10.500 metros cuadrados de sala de ventas, que sigue siendo el buque insignia de la compañía. Este centro cuenta además con una estación de servicio que distribuye biodiésel.

En la actualidad la enseña Leclerc dispone de siete centros comerciales repartidos por Pamplona, Soria, Miranda de Ebro (Burgos), Aranjuez (Madrid), León, Ciudad Real y Salamanca. Su facturación en España ronda los 262 millones de euros y tiene una plantilla de 750 personas.

Hasta ahora Leclerc había centrado su penetración en el mercado español a través de grandes superficies, todas ellas por encima de los 4.000 metros cuadrados de sala de ventas, y con galería comercial. Pero el nuevo plan de expansión de la firma francesa se canaliza ahora hacia los centros de mediano tamaño.

Leclerc está presente, además de en Francia y España, en Italia, Polonia, Portugal y Eslovenia. Se trata de una cadena que para su expansión emplea un sistema peculiar, en el que los establecimientos son promovidos por trabajadores que pasan a ser promotores, aunque cuentan con el respaldo de otros centros de la firma.