Reducción de plantilla

Volkswagen estudia eliminar más de 10.000 empleos en Alemania

El grupo automovilístico alemán Volkswagen tiene previsto recortas más de 10.000 empleos en Alemania en los próximos años, lo que supondría alrededor del 10% de su plantilla global, según informó el semanario germano Der Spiegel. El presidente de la compañía, Bernd Piechetsrieder, pretende así reducir producción y hacer más rentable el grupo.

Según el semanario, el recorte de la plantilla afectaría en buena medida a la central de Wolfsburg y se efectuaría sin recurrir al despido, pues el convenio colectivo excluye esta vía hasta el año 2011. En lugar de ello se buscarían alternativas como prejubilaciones y bajas incentivadas.

Volkswagen y el principal sindicato de la compañía sellaron un histórico convenio en noviembre que congelaba los salarios de las fábricas en la zona occidental de Alemania hasta 2007, a cambio de mantener el nivel de empleo hasta el año 2011.

Según el semanario, el fabricante piensa seguir adelante con el plan de recorte de costes incluso si la planta de Wolfsburg empieza a fabricar un nuevo todoterreno. La compañía está analizando en estos momentos si ensambla este vehículo en Alemania o en Portugal, donde el coste sería inferior en al menos 1.000 euros por vehículo. Según la revista Focus, la fábrica alemana todavía podría optar a fabricar este modelo, pero sólo si los salarios se recortan un 20% y se amplian las jornadas.

Portavoces de Volkswagen señalaron a Reuters que estas noticias son sólo 'especulaciones', pero el presidente del grupo, Bernd Pischetsrieder, reconoció públicamente hace unos días que sería necesario un drástico recorte de costes.

Negociaciones en Seat

El grupo también ha advertido a los sindicatos de la filial española Seat que exigirá un sensible recorte de los costes laborales a cambio de mantener un excedente de plantilla que cifra en torno a 800 puestos.

La empresa no concretará, sin embargo, su propuesta hasta el mes de octubre, según informó a Europa Press el secretario general de UGT en Seat, Matías Carnero.