CincoSentidos

España vende tecnología en Expo Aichi 2005

La muestra española incluye una réplica del Centro de AstrobiologíaPistas

Rodeados de robots que hablan, bailan, reptan y se arrastran, los visitantes de la Exposición Universal de Aichi son un público exigente en materia de tecnología. Y pese a ello, buena parte de los esfuerzos de la representación española en la Expo 2005, que finaliza el 25 de septiembre, están dirigidos a mostrar al mundo el potencial tecnológico español. 'España ha querido aprovechar su presencia en Expo Aichi 2005 para apoyar y hacer destacar los avances e investigaciones tecnológicas y científicas de nuestro país durante los últimos años', explican fuentes de la organización.

El plato fuerte de ese escaparate de ciencia y tecnología es una sala temática dentro del pabellón de España denominada El Ingenio. Allí, según explican los organizadores, miles de visitantes han tenido ya la oportunidad de visitar una reproducción del CAB, el Centro de Astrobiología, una institución española dirigida por el profesor Juan Pérez Mercader y reconocida internacionalmente por sus investigaciones en torno al origen de la vida. Es, además, el único centro no americano asociado a la NASA.

En el laboratorio del CAB los visitantes pueden contemplar una recreación del entorno de la zona minera de Río Tinto, en Huelva, donde se dan unas condiciones extremas para el desarrollo de la vida y una concentración de minerales pesados similar a los que existen en el planeta Marte.

Así, una réplica del robot PTinto, un prototipo desarrollado para recoger muestras del yacimiento, es la anfitriona encargada de recibir a los visitantes de la sala. Tras visitar la reproducción del CAB, los asistentes a El Ingenio pueden asistir a muestras sobre los últimos avances en el uso de energías renovables y en desarrollo sostenible. El objetivo de todas ellas es común: presentar España como un país que apuesta por la conservación natural, el medio ambiente y el desarrollo científico e industrial sostenible. 'La tecnología como vehículo rápido y fiable es cada vez más necesaria en todos los niveles y ha sido siempre punto de referencia en la labor de preparación de nuestra presencia en Aichi', resume Pablo Bravo, presidente de la Sociedad Estatal de Exposiciones Internacionales y comisario general del pabellón de España.

Pero El Ingenio no es el único reducto donde se muestra el talento español. Mientras en La Plaza, un espacio que actúa de distribuidor del pabellón, el visitante es bombardeado con imágenes que muestran los avances tecnológicos españoles, en el área Paraísos cultivados se exponen las últimas técnicas agropecuarias. Allí se puede contemplar el contraste entre las técnicas tradicionales y las más avanzadas, que incluyen conceptos como tecnología y medio ambiente, un binomio que define no sólo la participación española en la Expo sino el espíritu global de Aichi 2005.

Un laboratorio de investigación flotante

Un centro de investigación histórica y técnica y un medio de difusión cultural flotante. æpermil;ste es el papel asignado a la réplica artesanal de la nao Victoria, una de las tres históricas carabelas de Cristóbal Colón, que partió en el mes de octubre rumbo a Japón y finalizará su ruta asiática en Hong Kong para después volver a España.

Para los organizadores de la representación española en Aichi, la nao Victoria ha demostrado la posibilidad de emprender grandes proyectos respetando el desarrollo sostenible.

Diversas facultades de las Universidades Complutense y Politécnica de Madrid, la Universidad de Cádiz y la de Córdoba han desarrollado programas de investigación a bordo de la nave. La embarcación, que ha actuado como pabellón flotante de España en Aichi, ha recibido más de 50.000 visitantes.