Mercados

Las Bolsas entran en pérdidas arrastradas por el repunte del petróleo

No fue un huracán, pero sí un viento lo bastante fuerte como para tumbar las ganancias en las Bolsas europeas. La escalada del 4% en el petróleo precipitó ayer la apertura bajista de Wall Street; un descenso que hizo que las Bolsas europeas cerraran con retrocesos que fueron del 0,43% de Fráncfort al 0,11% de París. El Ibex cayó un 0,16%.

Día de pérdidas en los pesos pesados de Wall Street. Valores como General Electric, Home Depot, Wal-Mart, Boeing o Alcoa registraron ayer caídas de más del 1%. El miedo a los efectos del huracán Katrina en el suministro de crudo en EE UU, el mayor consumidor del mundo, impulsaron los precios del barril hasta máximos históricos y precipitaron las pérdidas en el S&P 500 (-0,32%), el Nasdaq (-0,37%) y el Dow Jones (-0,48%). Por un momento, pareció que Europa iba a resistir, pero al final los mercados terminaron dejándose arrastrar por la marea de órdenes de venta. La excepción fue el Footsie de Londres, subió un 0,53%.

El Dax alemán, por ejemplo, pasó de ganar un 0,51% a media sesión, a concluir con un retroceso del 0,43%. En París, la trayectoria viró de un alza del 0,46% apenas una hora antes del cierre de la sesión a una pérdida del 0,11% al concluir el periodo de negociación.

Madrid tampoco se resistió a las pérdidas; el índice retrocedió un 0,16% y cerró en 9.922,3 puntos. Con todo, las ganancias volvieron a repetirse en el sector de la construcción; Acciona subió un 2,52%, ACS mejoró un 1,73%, FCC avanzó un 1,45% y Sacyr, un 1,04%. Porcentualmente, fueron llamativas las pérdidas consignadas por compañías como Cintra (-2,4%), Altadis (-1,53%) y Mapfre (-0,9%).

Pero los retrocesos que más pesaron fueron precisamente los de los tres mayores del selectivo: Telefónica, Santander y BBVA. El conjunto de sus pérdidas restó 20,49 puntos al índice, cuyo descenso neto fue de 16,2. El factor crucial ha vuelto a ser el petróleo. El Brent ha subido un 8% en dos semanas y se acerca a 68 dólares.

La publicación de las actas de la última reunión de la Reserva Federal acentuó aún más el nerviosismo en Wall Street ya que incidían en el creciente riesgo de inflación.

Aunque los efectos finales del huracán Katrina están por evaluar, la consultara Platts calcula que las plataformas instaladas en el golfo de México han dejado de producir un 92% de su volumen habitual de extracción y un 25% del sistema de distribución de crudo de la región ha quedado fuera de juego. Además, las autoridades desconocen el estado en que ha quedado el Louisiana Offshore Oil Port, que gestiona el 10% del petróleo importado por los estadounidenses.

El Centro Nacional de Huracanes de EE UU prevé la formación de al menos otros siete huracanes de aquí a noviembre. En septiembre de 2004, el huracán Iván puso de manifiesto las carencias de la infraestructura de refino y distribución de EE UU y propició la actual escalada del crudo, que ha desbaratado para siempre la banda de 20 a 30 dólares por barril en la que el petróleo se había mantenido durante media década.