Pequeños gigantes

Adaro Tecnología, luz segura para bomberos

Con más de cien años de historia, la reconversión industrial en España les obligó a cambiar sus lámparas para mineros por linternas hechas a medida para bomberos, cuerpos de seguridad o la industria petroquímica

El año 1992 es clave en la historia de Adaro Tecnología, una pequeña empresa de Gijón, fundada en 1901 y dedicada a la fabricación de lámparas de mano y de casco para el sector minero. Ese año fue el principio del fin de muchas cuencas mineras asturianas que se vieron abocadas al cierre por la falta de fondos para poder explotar las minas.

El asunto venía de lejos y los principales responsables de la compañía pensaron que una buena opción sería trasladar la tecnología y el conocimiento que tenían en material de iluminación desde el sector minero al de seguridad. En menos de un año desarrollaron un proyecto con los servicios técnicos del cuerpo de bomberos de la Comunidad de Madrid que se fraguó en la linterna Adalit L-1000.

Según Gonzalo Adaro, director comercial de la compañía, el 95% de los parques de bomberos utilizan esta linterna, que fue mejorada posteriormente con la nueva familia L-2000, desarrollada en 2003.

'Era lo que demandaban los bomberos: un modelo robusto y fiable. La linterna está equipada con un control de carga que lleva un dígito que le permite conocer la autonomía en todo momento (máxima de cuatro horas con una señal de aviso cada quince segundos cuando la autonomía es inferior a diez minutos) y dispone de dos bombillas, de tal manera que, si una se funde, tiene otra auxiliar'. Además, señala Adaro, 'la cabeza de la linterna es pivotable, es decir, puede alcanzar una posición de 90 grados, se puede llevar en la mano o enganchada, es hermética, resistente a impactos y ha sido homologada para trabajar en atmósferas potencialmente explosivas'.

Esta homologación fue la que les abrió las puertas hacia otros clientes potenciales, como la industria química, petroquímica, refinerías de petróleo o unidades especializadas de la Policía o las Fuerzas Armadas. A pesar de ello, seguían y siguen haciendo lámparas de casco para minería para grandes clientes, como la Corporación Nacional del Cobre de Chile (Codelco), a la que han enviado recientemente una partida de 3.000 lámparas mineras para tres de sus explotaciones. 'A pesar de la crisis del sector, aún siguen trabajando 8.000 mineros en España. También vendemos algo en la Unión Europea, aunque donde tenemos que librar nuestra batalla exportadora es en los mercados latinoamericanos y en el marroquí'.

LED y litio

A su juicio, la exportación se presentaba como una prioridad también para las nuevas linternas de seguridad, porque el mercado nacional no cubría las ventas que habían perdido en la minería. Por este motivo, los trabajos de investigación que hicieron para los bomberos de la Comunidad fueron el punto de partida para el contrato que firmaron en 2001 con el cuerpo de bomberos del Ayuntamiento de París. 'Necesitaban una linternas con unas prestaciones especiales para 8.000 bomberos. Tardamos tres años en desarrollarlas porque estuvieron cien efectivos en la brigada probándolas durante mucho tiempo. Una vez validada, la compañía firmó un contrato con el cuerpo de bomberos para ser el suministrador oficial de la brigada de París para los próximos tres años'.

Asentadas las ventas e impulsadas las exportaciones, que ya absorben el 65% de la producción de la compañía, el siguiente reto pasa por usar materiales menos pesados para las linternas y por la utilización de la tecnología LED (luz emitida por diodos).

'El futuro pasa por el litio y el LED', dice Adaro. 'La tecnología va a ser una revolución, ya que al no tener una resistencia eléctrica, no se calienta y garantiza una vida útil de entre 50.000 y 200.000 horas en función de los modelos, mientras que las bombillas de filamentos se calientan y acaban rompiéndose a las 300 horas de uso'. De hecho, asegura que la tecnología sobrevivirá al equipo, ya que acabarán fallando antes los componentes. El director comercial avanza que ya han hecho los primeros ensayos con las baterías de litio para las lámparas de minería y están funcionando sin ningún problema. 'Están ensayando desde enero y aguantan sin problemas un ritmo de trabajo de doce horas seguidas de descarga y toda la noche cargando. Con la introducción del litio quizá se pueda perder un poco de rendimiento, pero a cambio va a ir muy sobrado de luz y cargará con menos peso'.

Datos básicos

Ventas

Fundada en 1901, Adaro Tecnología obtuvo una facturación de 6 millones de euros en 2004, de los que 1,5 millones de euros provienen de los contratos firmados con los distintos cuerpos de bomberos. Tiene una plantilla de 26 trabajadores, siete de los cuales son titulados y tres trabajan en el departamento de I+D. La dirección de la empresa ya ha aprobado el traslado a una nueva planta, que estará situada en el Centro Tecnológico de Gijón, en la que está prevista una inversión de 2,5 millones de euros y cuya inauguración se celebrará a finales de 2007. Actualmente fabrica 2.000 equipos al mes, de los que 1.000 son linternas, y unas 600 lámparas mineras.

Exportación

Las ventas al exterior representan el 65% de la producción. Tiene distribuidores exclusivos en Francia, Alemania (el mercado donde más linternas vende), Austria, Polonia, Reino Unido, Chile y Perú. Vende sus linternas en 33 países y su próximo objetivo pasa por introducirse en Estados Unidos, 'un mercado interesante, pero muy duro por los aranceles, la normativa diferente y porque no tienen costumbre de comprar equipos recargables, 'ya que utilizan linternas con pilas de cinco o seis horas de autonomía'.