æscaron;ltima

El chantaje 'online' se extiende en EE UU

Un 17% de las pymes sufre extorsiones por la red, según la Universidad Carnegie Mellon

La semana pasada, un nuevo ataque informático volvió a aterrorizar a medio mundo. El virus Zotob infectó a numerosas empresas en EE UU, y aunque apenas se propagó en Europa, algunos expertos estiman que los daños finales podrían acercarse a los 5.000 millones de dólares de su predecesor My Doom. Los virus siguen siendo el ataque informático más frecuente y este año costarán a las empresas estadounidenses 42.000 millones de dólares, según un estudio del Computer Security Institute (CSI) y el Federal Bureau of Investigation (FBI). Pero otro delito informático se extiende ahora en EE UU: la extorsión online a empresas.

El chantaje por la red es simple. Los hacker o piratas informáticos aseguran tener información confidencial sobre la compañía y amenazan con difundirla si no reciben una determinada cantidad de dinero. Tras estas palabras a veces hay un antiguo empleado de la propia empresa con acceso a datos internos o, incluso, alguien de la competencia. Muchas firmas acaban pagando. En una reciente encuesta de la Universidad Carnegie Mellon realizada entre pymes, un 17% reconoció haber sufrido algún tipo de coacción. Según los expertos, las pequeñas empresas son más vulnerables porque no cuentan con los medios o con los expertos en seguridad de los grandes consorcios. Por su parte, el CSI afirma en su estudio que los daños económicos tienden a bajar en todos los tipos de delitos informáticos excepto en dos: el acceso no autorizado a datos y el robo de información, pasos necesarios para el chantaje.

Paul Bresson, portavoz del FBI, afirma que los casos de extorsión online en el mundo empresarial están aumentando. 'Internet abre un mundo de posibilidades y los chantajistas saben que se puede hacer mucho dinero', explica. Las empresas más afectadas suelen ser instituciones financieras, pues manejan gran cantidad de información confidencial. 'Trabajamos estrechamente con la policía de otros países y con representantes de la industria como Microsoft para luchar contra este delito', subraya Bresson.

En el FBI reconocen que hay pocos datos disponibles, ya que la mayoría de las firmas no hace público el chantaje ni acude a la policía por miedo a la publicidad negativa. 'Sólo un 50% de las empresas afectadas denuncia el caso, mientras que el resto prefieren solucionarlo solas', indica su portavoz. No obstante, el FBI ha tenido éxito en algunas operaciones recientes, como la captura de Richard Brewer, chantajista y antiguo administrador de la web de una empresa de ferias comerciales, y la de Myron Tereshchuk, que amenazó durante años a la firma de patentes online MicroPatent.

La extorsión vía internet a empresas es la última versión de un fenómeno más extendido: el chantaje a particulares a través de la red. Se trata, generalmente, de la publicación o amenaza de publicación en el hiperespacio de información difamatoria sobre la víctima. La presidenta de la organización estadounidense contra el abuso online (WHOA), Jayne Hitchcock, sostiene que el número de víctimas de este delito 'crece en todo el mundo, no sólo en EE UU'. Sólo la policía de Los Ángeles se enfrenta cada año a unas 300 denuncias, una cuarta parte de ellas presentadas por famosos. Hitchcock añade que los chantajistas utilizan todos los medios que internet pone a su alcance, desde mensajes instantáneos hasta blogs. La WHOA imparte cursos en empresas para ayudarlas a luchar contra la extorsión pues, según su presidenta, 'la mayoría de los chantajes suceden cuando la víctima está en su puesto de trabajo'.