Comercio

Varios países europeos piden que Bruselas flexibilice los límites al textil chino

Las tensiones comerciales entre la Unión Europea y China por los productos testiles vivió ayer un nuevo capítulo. En esta ocasión han sido varios países europeos (Alemania, Holanda, Dinamarca y Suecia) los que pidieron formalmente a la Comisión Europea que flexibilice las cuotas a la importación de textiles procedentes de China.

Esta petición está motivada por las quejas de los importadores y distribuidores de estos países, que denuncian que la suspensión de licencias para jerseys y pantalones de hombre podría provocar 'enormes pérdidas' y dejar vacíos los escaparates de las tiendas para la temporada otoño-invierno. Además, según la patronal de los distribuidores, EuroCommerce, 'hay muchos puestos de trabajo en peligro'.

La portavoz del Ejecutivo comunitario, Anonia Mochan, respondió a estas demandas explicando que Bruselas ya ha solicitado a los Estados miembros que notifiquen todas sus peticiones de licencias de importación desde ahora a final de año, con el fin de evaluar la situación. Se trata de averiguar cuántos pedidos de jerseys y pantalones están bloqueados en los puertos de la UE, desde que la Comisión Europea suspendiera la concesión de licencias de importación de jerseys y pantalones después de que se superaran las cuotas pactadas entre Bruselas y China. Después se analizarán las posibles soluciones.