Negociaciones

EE UU y China inician las conversaciones para un nuevo acuerdo textil

Estados Unidos y China han comenzado hoy las conversaciones para un nuevo acuerdo textil, con el que se intentará contener la entrada de productos chinos en el mercado estadounidense.

La entrada de confecciones textiles procedentes de China al mercado mundial se disparó desde el 1 de enero de este año, cuando se eliminó el sistema de cuotas que había estado en vigor durante treinta años.

En Estados Unidos, el acusado descenso en los precios de muchas prendas que produjo la entrada masiva de productos chinos creó una situación crítica para la industria textil, que se queja de que no puede competir con la avalancha de productos producidos por una mano de obra mucho más barata.

"En nuestras numerosas consultas con la industria textil y miembros del Congreso hemos recibido peticiones muy claras para que adoptemos un enfoque más amplio hacia el comercio textil con China", dijo David Spooner, representante de la Oficina de Comercio Exterior estadounidense, que encabeza la delegación de este país.

En las conversaciones, que se celebran hoy y mañana, miércoles, en un hotel de San Francisco (California), también participan representantes de los departamentos estadounidenses de Trabajo, Tesoro y Estado.

La industria textil estadounidense señala que el aumento de las importaciones chinas ha supuesto el cierre de 19 plantas y la desaparición de 26.000 puestos de trabajo durante este año. Ante esta situación, la administración del presidente George W. Bush volvió a imponer cuotas en algunas categorías de ropa, incluidos pantalones, camisas, ropa interior y calcetines. Pero la industria desea que las cuotas alcancen a más categorías de productos.

Las restricciones a las importaciones que pide la industria textil significarían que los consumidores estadounidenses tendrían que pagar más por las prendas, unos 6.000 millones de dólares al año, según algunos cálculos. Esta cifra dependerá, no obstante, de los términos del acuerdo que ahora empieza a negociarse.

Por el momento, los negociadores estadounidenses no han revelado qué es, concretamente, lo que tratarán de conseguir de sus homólogos chinos.

La UE permite un crecimiento del 12,5% al año

La Unión Europea alcanzó en junio pasado un pacto con China que permite un crecimiento del 12,5% al año en la importación textil, un porcentaje que la industria estadounidenses considera demasiado alto.

"El acuerdo de la Unión Europa fue increíblemente débil", dijo Missy Branson, portavoz del Consejo nacional de Organizaciones Textiles.

Las conversaciones de San Francisco, no obstante, podrían no ser más que un preámbulo, ya que algunos expertos predicen que la intención es hacer coincidir el anuncio de un acuerdo con la visita a Washington del presidente chino, Hu Jintao, prevista para septiembre.

Ocurra lo que ocurra entre ambos países, el declive en la

industria será difícil de contener, predicen los expertos. Desde hace cuatro años se han perdido cerca de 400.000 trabajos (el 37% del total) en las plantas textiles estadounidenses.