Petróleo

El crudo repunta y roza los 62 dólares por barril

El crudo ha vuelto ha repuntar en la sesión de hoy y el Texas se mantiene firme en torno a 62 dólares el barril mientras que el Brent, de referencia en Europa, ha llegado a los 61,14 dólares, un nuevo máximo histórico. La inquietud por el nivel de oferta de combustibles y la controversia acerca del programa nuclear de Irán son alguna de las causas de este nueva alza.

Al cumplirse la primera hora de sesión, los contratos de Petróleo Intermedio de Texas (WTI) para entrega en septiembre se negociaban a 61,95 dólares por barril (159 litros), después de un incremento de 0,57 dólares respecto del jueves.

Mientras en el mercado de Londres, el barril de crudo Brent, ha marcado hoy, viernes, un nuevo máximo histórico al alcanzar los 61,14 dólares poco antes del cierre de la sesión. El Brent ha registrado ese precio a las 18.24 horas GMT, después de cerrar la víspera en 60,12 dólares en el International Petroleum Exchange.

Las gasolinas también suben

Los contratos de gasolina y de gasóleo mostraban también una inclinación alcista y se negociaban durante el primer tramo de sesión a 1,8023 dólares por galón (3,78 litros) y a 1,7078 dólares respectivamente, después de incrementos de en torno a dos centavos en ambos casos.La ajustada capacidad de las refinerías estadounidenses para atender a la fuerte demanda de gasolina y de diesel, entre otros combustibles, es en estos momentos uno de los factores que más presiona al alza a los precios, reiteran los expertos.

Además de atender al consumo presente, las refinerías deben producir gasóleo de calefacción para incrementar el volumen de reservas antes de que comience la época invernal en EE UU y repunte la demanda de este producto.Las reservas de gasóleo quedaron en 49,9 millones de barriles al concluir la pasada semana, volumen que sólo es un 5,5% superior al de igual periodo del año anterior.

En el caso de la gasolina, las existencias son en este momento un 2,8% inferiores a las de hace un año y en la pasada semana disminuyeron en cuatro millones de barriles, cuatro veces más de lo que esperaban los analistas.Con ese panorama, cualquier noticia sobre interrupciones imprevistas en la actividad de refinado no hace sino incrementar la preocupación del mercado en torno a si el nivel de oferta logrará compensar la fuerte demanda.

Problemas en las refinerías

Media docena de refinerías estadounidenses han registrado problemas en los últimos días y hoy llegaban noticias al mercado de que Sunoco, Exxon Mobil y British Petroleum restablecerían la actividad en las plantas afectadas más tarde de lo esperado.

El sólido avance de la economía de EE UU, el mayor consumidor mundial de petróleo, es otro de los factores a que suelen aludir los expertos para explicar el encarecimiento del petróleo y de sus combustibles derivados.

A los datos favorables sobre el sector manufacturero y de servicios, entre otros, que se difundieron durante esta semana se unieron hoy los relativos al empleo durante el mes de julio, que creció por encima de lo esperado.La economía añadió 207.000 empleos en el pasado mes, comparado con un incremento de en torno a 180.000 puestos de trabajo que preveían los economistas.

Ese y otros datos incluidos en el informe del Departamento de Trabajo fueron interpretados como un signo más de que la economía de este país avanza a paso firme a pesar del encarecimiento de la energía.