Impuestos

El IEF propone rebajar al 40% el tipo máximo del IRPF y reducir el tipo mínimo hasta el 13%

El Instituto de Estudios Fiscales (IEF), dependiente del Ministerio de Economía y Hacienda, propone una reforma del IRPF que contemple una reducción hasta el 40% del tipo máximo del impuesto, situado en el 45%, y una rebaja del tipo mínimo hasta el 13%, frente al 15% actual.

El director de este organismo, Juan José Rubio, indica, en el último número de 'Cuadernos de Información Económica' de la Fundación de las Cajas de Ahorro (Funcas), que la rebaja "moderada" de los tipos que integran la tarifa del impuesto tendría un efecto "limitado y asumible" sobre su recaudación y supondría una mejora de la eficiencia del tributo.

Además, Rubio considera que esta rebaja reduciría la posible penalización del ahorro, necesario en este momento por encontrarse en mínimos históricos, permitiría aproximar el tipo máximo del IRPF a los tipos del Impuesto sobre Sociedades y supondría un menor incentivo al fraude fiscal en términos relativos.

De momento, el Gobierno ya ha anunciado que presentará en el último trimestre del año la reforma del IRPF, que contemplará una reducción del tipo máximo y del número de tramos y que, según el propio Ejecutivo, beneficiará a las rentas del trabajo, frente a las del capital. También incorporará alguna modificación en las principales deducciones, como las derivadas de la compra de vivienda o planes de pensiones.

La propuesta del IEF, que apuesta por dar continuidad a las reformas aplicadas por el PP en 1998 y 2002, contempla también una reducción del número de tramos de cinco a cuatro, lo que redundará, en su opinión, en un impuesto más sencillo y con mayor seguridad jurídica para los contribuyentes, al hacer menos probable el salto de un tramo a medida que se obtiene más renta.

El organismo dependiente de Hacienda también aboga por una reforma del IRPF que recoja una elevación de los mínimos personales y familiares, duplicando las reducciones por cuidado de hijos, así como por una "racionalización" de la deducción por vivienda habitual.

Limitar la deducción

En este sentido, defiende la necesidad de mantener la cuantía actual de este incentivo para que, a través de un proceso gradual de reducción de la base de la deducción, se vaya diluyendo su aplicación en un periodo razonable, pero al mismo tiempo, propone acotar los beneficiarios de esta deducción y vincularla a las viviendas protegidas más demandadas por colectivos de renta baja o de especial dificultad de acceso a la misma, como jóvenes, divorciados o inmigrantes.

En concreto, el IEF apuesta por elevar los tipos de deducción (se sitúa en el 15% sobre un máximo de 9.000 euros, aunque este porcentaje se incrementa los dos primeros años si la vivienda cuenta con financiación ajena) para los jóvenes menores de 35 años que acceden por primera vez a una vivienda.

En esta misma línea, considera necesario ampliar a 10 años el plazo de duración de las cuentas vivienda, ya que estima que el plazo actual de cuatro años es "insuficiente" para acumular el ahorro que permita sufragar los gastos iniciales de la compra de vivienda, cuyos precios no paran de crecer.