'Telecos'

France Télécom apuesta por la gestión española en Amena

El presidente de Auna, Luis Salazar-Simpson, será la cabeza visible de la nueva France Télécom en España, tras la compra del 80% de Amena. Didier Lombard, presidente del grupo galo, aseguró ayer en Madrid que no habrá reducción de plantilla y que quiere crear un grupo integrado bajo la marca de Orange para hacer una dura competencia a Telefónica.

El presidente de Auna, Luis Salazar-Simpson, tuvo que tragar saliva. Se emocionó ayer al recordar el camino recorrido por el segundo operador de telecos desde que fuera creado en 1998, hasta la venta de Amena a France Télécom, por 6.400 millones de euros, anunciada el miércoles. Y todavía le queda la venta del negocio del cable del grupo a Ono. 'Yo firmé la escritura de constitución de Amena, en una sala del Casino de Madrid'.

Didier Lombard, presidente de France Télécom, anunció ayer que la fusión de la filial española del grupo galo con Amena, que operará bajo la marca Orange, 'supone la creación de un proyecto industrial español cuyo objetivo es crear un operador industria capaz de competir con Telefónica'. El ejecutivo francés compareció ayer en Madrid acompañado del propio Salazar-Simpson y los principales ejecutivos de los hasta ahora accionistas mayoritarios de Auna: Honorato López Isla, consejero delegado de Unión Fenosa; Alfredo Sáenz, consejero delegado de SCH; y Rafael Miranda, consejero delegado de Endesa. Las dos compañías eléctricas y el banco español obtendrán unas plusvalías cercanas a los 2.500 millones de euros con la venta de la mayoría de sus participaciones en Auna.

Lombard quiso dejar claro durante su intervención en la rueda de prensa que France Télécom confía en los directivos españoles del grupo Auna. 'Queremos invitar a los directivos actuales a que se sumen a nuestro equipo', indicó tras revelar 'una pequeña sorpresa', anunció: 'He pedido al señor Salazar Simpson si puede presidir la nueva sociedad y ha aceptado, esto nos llena de orgullo porque ha llevado Amena al éxito', dijo. Preguntado sobre si planeaban reducir la plantilla de la compañía, Lombard fue tajante: 'Voy a contestar con una sola palabra, no'.

Montilla

El primer directivo de France Télécom mencionó la entrevista que pocos días antes de anunciar el acuerdo para comprar el 80% de Amena mantuvo con el ministro de Industria español, José Montilla, en Madrid, y admitió que en ella conversaron sobre la compra de la empresa española.

Lombard recordó que el ministro 'dejó claro que los que venden eran los que decidían' y que según Montilla 'no habría intervención del Gobierno' en la operación. 'El ministro no me indicó que fueran españoles los directivos de la nueva sociedad, lo indiqué yo', subrayó Lombard.

'En cuanto salga de esta sala', comentó el presidente de France Télécom, 'me pongo a trabajar con este objetivo'. Las previsiones de France Télécom pasan por agrupar sus negocios en España, ahora también el 80% de Amena, bajo una sola marca, Orange. 'Esperamos que el cierre de la compra se efectúe en noviembre', señaló.

SCH, Endesa y Unión Fenosa mantendrán el 20% del nuevo grupo y no podrán desprenderse de esta participación hasta pasados tres años. Y durante los próximos 18 meses tendrán que estudiar si deciden vender los 3.000 millones de euros en títulos de la operadora francesa con los que France Télécom ha pagado parte de la compra.

Los consejeros delegados de las tres compañías coincidieron en aplaudir la operación y en dejar para el próximo año la decisión de venta o no de las acciones de France Télécom. 'Para los accionistas es una operación muy importante' opinó Honorato Pérez Isla. 'Yo como accionista, bueno yo no, ojalá, ya me gustaría, como representante de Unión Fenosa, tengo que transmitir el deseo de éxito a la compañía', dijo.

Bajo la marca Orange

La nueva sociedad que aglutinará los negocios de France Télécom en España lo hará bajo la marca Orange, la enseña de telefonía móvil de la multinacional francesa. En noviembre de este año está previsto el cierre total de la compra del 80% de Amena.

Para quedarse el cable, 'primero hay que pagar'

Honorato López Isla, consejero delegado de Unión Fenosa, ejerció ayer de gallego, según sus propias palabras. Respondía a las preguntas de los periodistas sobre la situación de las negociaciones entre los propietarios de Auna y el grupo de empresas liderada por Ono para la venta de los activos de telefonía fija del segundo operador. 'Para comprar el negocio del cable lo primero que hay que hacer es pagarlo'.

La insistencia de la prensa para aclarar las contradicciones surgidas ayer al valorar esta parte de la desinversión entre Alfredo Sáenz, consejero delegado de SCH; y Antonio Basagoiti, presidente de Fenosa, permitió a López Isla contar una historia en la que dos gallegos salen de una feria y uno pregunta, '¿vendiste?' y el otro contesta, 'sí'. El primero insiste 'pero ¿cobraste?'. Ante la respuesta negativa del segundo, concluye 'entonces, ¡no vendiste!'.

El consejero delegado del Grupo Santander, Alfredo Sáenz, fue menos pesimista sobre la venta del negocio de cable de Auna a su competidor Ono al afirmar se va a producir 'en las próximas horas'. Explicó que la demora en el cierre de la transacción se debe a que es un 'contrato muy complejo', y aseguró que no existen 'discrepancias' entre las partes, sino cuestiones 'menores'. El precio último para la venta de los activos fijos de Auna es de 2.200 millones.