Diálogo

El PSOE sondea el apoyo del PNV a los Presupuestos por si le falla Esquerra

El Gobierno está intentando blindar la aprobación de los Presupuestos de 2006 que hoy estudia el Consejo de Ministros, ampliando al máximo el posible abanico de apoyos parlamentarios. Sin que estuviera previsto, el PSOE inició ayer el diálogo con el PNV para asegurarse su voto a favor en el caso de que falle el de Esquerra Republicana.

El Partido Nacionalista Vasco dispone de siete diputados que, sumados a los cinco de Izquierda Unida y a los tres de Coalición Canaria, serían suficientes para que el PSOE pudiera aprobar sin problemas las cuentas del Estado para 2006. Se trata de una especie de plan B para el supuesto de que le fallen los votos de Esquerra Republicana de Cataluña, hoy por hoy su principal socio parlamentario.

El Gobierno asiste con preocupación a la deriva que está tomando la negociación del nuevo Estatuto catalán, cuyo texto será sometido hoy a votación en el Parlamento autonómico en el trámite de comisión. Si, al final, la puja al alza que protagonizan CiU y Esquerra para ampliar el autogobierno terminara con el entierro de la reforma en septiembre por la oposición del Partido Socialista a bendecir un proyecto de dudosa constitucionalidad, ERC posiblemente reconsideraría su actitud de colaboración con el Gobierno, dependiendo del movimiento sísmico que se produjera en la política catalana.

En este análisis descansa la urgencia del PSOE, hasta ahora sin precedentes, en pactar cuanto antes los Presupuestos con el PNV, un paso que ayer mismo sondearon en Madrid el diputado Francisco Fernández Marugán, hombre de confianza de Alfredo Pérez Rubalcaba en el área de Presupuestos, y el portavoz de Economía del PNV, Pedro Azpiazu.

El nacionalismo vasco valora el apoyo socialista la fusión de las cajas vascas

Fuentes de este último partido confirmaron la disposición favorable a negociar y a respaldar los Presupuestos del Estado del año que viene, siempre que los contactos paralelos que desde hace semanas mantienen el Ministerio de Economía y Hacienda y la vicepresidenta del Gobierno vasco, Idoia Zenarrutzabeitia, tengan un buen desenlace.

Esta última negociación se centra en la resolución del conflicto del cupo vasco, en el pago de los gastos que el Gobierno autónomo desembolsó en las tareas de limpieza del Prestige y en los recursos necesarios para ampliar la plantilla de la Ertzaintza. El optimismo es compartido por las dos partes.

Infraestructuras vascas

La negociación principal con el PNV para sumarle al consenso se centrará en la partida de infraestructuras, pues en los Presupuestos ahora vigentes no logró introducir en los capítulos correspondientes ninguna enmienda de relieve. Además, el respaldo del PNV favorecería un tránsito más holgado de los Presupuestos por el Senado, donde el PP se sitúa a sólo cuatro escaños de la mayoría absoluta.

Este apoyo le garantizaría también al PSOE el de la práctica totalidad del Grupo Mixto, que en la actualidad cuenta con cinco diputados. Sumados todos, el Gobierno está por primera vez en disposición de sacar adelante los Presupuestos con los votos del PSOE (164), ERC (8), PNV (7), IU (5), el Grupo Mixto (5) y Coalición Canaria (3), sin descartar tampoco que al final de la negociación se incorporen también los 10 diputados de CiU. En este escenario, el PP quedaría aislado. En todo caso, si el Estatuto catalán se malograra, con estas adhesiones no serían imprescindibles para el Gobierno ni los votos de ERC ni los de CiU.

La dinámica de acercamiento al PNV se verá también favorecida por la negociación pendiente de los Presupuestos para el País Vasco, ya que la de años pasados supuso para el Gobierno autónomo una auténtica carrera de obstáculos. En 2004 consiguió sacarlos adelante debido a la equivocación de una diputada a la hora de hacer uso del voto electrónico.

Desde el PNV también se ha constatado una actitud favorable del Partido Socialista de Euskadi a la fusión de las cajas de ahorro vascas.

Conferencia para el 6 de septiembre

La Conferencia de presidentes ya tiene fecha. Se celebrará el 6 de septiembre y estará dedicada en su integridad a resolver el problema de la financiación sanitaria. El vicepresidente Pedro Solbes ya ha adelantado algunas de las posibles fórmulas para aliviar el déficit que acumulan las comunidades autónomas por la prestación de estos servicios. Entre ellas figura la transferencia de una mayor capacidad normativa a los distintos gobiernos sobre los tributos cedidos, así como el aumento de los límites fijados en la actualidad para establecer recargos sobre los combustibles.

En las últimas semanas, los Ministerios de Economía y Hacienda y Administraciones Públicas han dialogado con representantes de las comunidades para exponerles estas y otras propuestas, ya que deben ser incorporadas a los Presupuestos de 2006.

El equipo económico prefería celebrar la Conferencia en julio para manejar con mayor holgura las diferentes partidas presupuestarias, pero no ha sido posible por el calendario establecido en Galicia para la toma de posesión del nuevo Gobierno.